El Cablebús: la nueva conquista ¿política? sobre la mancha urbana -

El Cablebús: la nueva conquista ¿política? sobre la mancha urbana

Se inauguró el teleférico que cruza la alcaldía Gustavo A. Madero. Desde lo alto del recorrido se mira el drama urbano: la necesidad de un cuarto con techo, una calle iluminada, un pedazo de cancha de fútbol. Luego del derrumbe de la Línea 12, es imposible dejar de pensar en la solidez del proyecto, la física pero también política.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Tomo un taxi de la colonia Doctores hasta la estación Indios Verdes para demostrarme, a propósito, que hay cosas en esta ciudad que ya no deben hacerse en auto. Bienvenido al tianguis del transporte: aquí gobierna el sistema concesionado, con sus autobuses destartalados y los puestos de comercio ambulante o “semifijo”, como se le llama al estado en que funcionan muchas cosas en la capital. El resto del espacio lo ocupan la gente que traga y escupe la estación del metro, cientos de autos atrapados en un tráfico inclemente y miles de personas que parten hacia las ciudades-dormitorio una tarde de viernes. Desesperado, le pido al taxista que me deje en la siguiente esquina, pasando Indios Verdes. Sé que estoy cerca pero no atisbo la entrada del metro, rodeada como está de puestos de comida o calzones o tractores miniatura.

Aunque miro al cielo para orientarme, aún no puedo ver el Cablebús. Mi sexto sentido chilango me dice que debo hundirme en los túneles del metro pero justo, cuando estoy a punto de bajar unas escaleras, me impide el paso una marejada de gente que sale en busca luz y aire. Debo hacerme a un lado, agarrarme de un barandal y enfrentar, como un disidente de la 4T a la corriente opuesta, hasta que logro sumergirme en el inframundo urbano. Abajo uno se somete a un nuevo orden cuyas reglas se atinan como un ciego se orienta con su bastón.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.