La Rinconada: así es la vida de los mineros en Los Andes peruanos

La Rinconada: así es la vida de los mineros en Los Andes peruanos

La escasez de oxígeno y la extrema humedad en La Rinconada hacen que las jornadas de trabajo sean extenuantes; además, las vidas de los mineros están en peligro en todo momento por el riesgo de derrumbes, intoxicación por gases o metales pesados, y explosiones de dinamita.

En La Rinconada viven miles de mineros, campesinos y obreros que llegaron hasta allí, el lugar habitado más alto del mundo, con la ilusión de enriquecerse encontrando oro bajo algún glaciar en los Andes peruanos. La ciudad se encuentra a más de 5 000 metros sobre el nivel del mar. Vivir y trabajar ahí es realmente difícil y peligroso, y las condiciones de vida son deplorables. El simple hecho de respirar es complicado debido a la altura. El frío es intenso y llega hasta los huesos. La temperatura desciende a -23 °C por la noche y en el día no supera los 10 °C.

Al acercarse a La Rinconada, el paisaje comienza a brillar con el reflejo del sol sobre las láminas de zinc que sirven de refugios, viviendas, o lugares de trabajo. Las montañas de basura también dan la bienvenida.

mineros de oro en peru andes

Retrato de un minero con ropa de trabajo y equipo de protección en la entrada de un socavón en la mina La Rinconada.

Adrián Machaca trabaja en la mina desde hace 35 años y le ha sido muy difícil salir adelante. Desde que llegó, vive en un pequeño cuarto de lámina que es, al mismo tiempo, dormitorio y cocina. Vive ahí con sus dos hijos y su esposa. La familia sale todos los días a recoger oro de los botaderos de la mina, pero hay ocasiones en que no encuentran nada.

El trabajo en la mina La Rinconada es informal. Los mineros no reciben un salario fijo por su trabajo. Adrián Machaca me cuenta:

“Aquí usted trabaja treinta días; al final de esos treinta días, le dan su recompensa de cuatro días con derecho a laborar en el interior del socavón para sacar su mineral. Entramos en grupos de 20 o 30 personas y si sacamos, digamos, 20 mil soles ($118 000 pesos mexicanos), lo dividimos entre los 20 obreros. Nos tocan mil soles por cabeza ($5 900 pesos mexicanos) y ése es el promedio mensual. Pero si no se halló mineral o si se cortó la veta (lamentablemente, esto es de suerte), usted no saca ni un centavo”.

Al acercarse a La Rinconada, el paisaje comienza a brillar con el reflejo del sol sobre las láminas de zinc que sirven de refugios, viviendas o lugares de trabajo.

minas de oro los andes peruanos la rinconada

Vista del pequeño pueblo Lunar de Oro con una laguna artificial formada de sedimentos tóxicos y mercurio.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.