El doctor que pesca. ¿Cómo llegó un exitoso médico a ser presidente?

Tabaré Vázquez, el doctor que pesca

El médico Tabaré Vázquez ha sido dos veces presidente de Uruguay. Llegó a su primer periodo de 2005 a 2010, tras una exitosa labor como intendente de Montevideo y después de haber perdido dos elecciones. Fue el primer candidato de izquierda en llegar a esa posición.

Habían pasado unos minutos de la una de la mañana del lunes cuando decidió que ya era hora de irse a la cama. El domingo había sido un día muy agitado. Tenía puesta la pijama, pero antes tomó su agenda telefónica, buscó los números de dos de sus amigos, y los llamó para decirles más o menos lo mismo: “No va a cambiar nada. Vamos a seguir yendo de pesca como toda la vida”. Al otro lado del teléfono, los amigos que lo acompañaban desde hacía años a pescar en Mercedes, departamento de Soriano, Uruguay, tenían un motivo más para celebrar. Habían comenzado horas antes con asado y brindis por el compañero que atravesaba su mejor hora. Ahora no sólo festejaban el logro de que el hombre hubiera llegado a ser el primer presidente de izquierda en la historia del país, quebrando la hegemonía de los 175 años en la que se alternaban los partidos Blanco y Colorado, sino la alegría de saber que seguiría saliendo a pescar con ellos. Recién después de esas llamadas, Tabaré Ramón Vázquez Rosas se fue a dormir en compañía de su mujer, María Auxiliadora Delgado. Eran las primeras horas del 1° de noviembre de 2004.

Una semana antes, en un acto multitudinario que había convocado a casi medio millón de personas (en un país de tres millones) en el centro de Montevideo (una ciudad de un millón y medio), Tabaré Vázquez —micrófono en mano, tono evangelizador— había anunciado: “El 1° de noviembre, vaya a saber desde dónde, de qué lugar del Uruguay, cuando empiece a amanecer y a aclarar el horizonte y se empiece a dibujar el negro perfil del monte, les estaré diciendo ‘¡festejen uruguayos, festejen, que la victoria es de ustedes!’ ¡A redoblar y hasta la victoria siempre!”

Una semana después fue lo que hizo: ya electo primer mandatario, salió al balcón del hotel Presidente y gritó a viva voz: “¡Festejen uruguayos, festejen, que la victoria es de ustedes!” Los postergados militantes de izquierda respondieron con vítores y haciendo flamear las banderas rojo, azul y blanco, los colores de la bandera de José Artigas, que el Frente Amplio —una coalición de partidos y agrupaciones de izquierda— tomó prestados cuando se fundó en 1971.

Fue el dirigente socialista José Díaz quien poco antes se había acercado para anunciarle: “Tabaré, ya está, lo confirmaron todos. Ganaste. Sos el presidente”. Mario Zelarayan, amigo y médico personal que estaba a su lado, lo abrazó y le dijo: “¡Vamo’ arriba, Taba!” Después, Vázquez se acomodó el saco del traje, el nudo de su corbata azul con vivos blancos y se dirigió al balcón para saludar.

Vázquez no sólo se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia de Uruguay al asumir en 2005, sino que fue el primer dirigente de izquierda en resultar electo dos veces, ya que volvió a ganar la presidencia en 2014 (en segunda vuelta, con 53% de los votos, a Luis Lacalle Pou, hijo del expresidente Luis Lacalle Herrera), para asumir el 1° de marzo de 2015. Y, antes de eso, había sido el primer candidato de izquierda en ganar la Intendencia de Montevideo por el Frente Amplio en 1989. Todo sin tener ningún cargo en el Parlamento, el camino usual que hacen los presidentes.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.