Volver a Venezuela: el infierno después de la pesadilla - Gatopardo

Volver a Venezuela: el infierno después de la pesadilla

Primero escaparon del hambre y la escasez de su país. Ahora retornan sobre sus pasos. El éxodo venezolano huye de la pandemia que azota a toda América Latina. Esta es la historia de seis caminantes que tomaron carreteras y pasos clandestinos para atravesar tres países, y volver a la situación de la que huyeron.

Miles de venezolanos huyen por segunda vez. Si hasta el año pasado huían de la crisis para instalarse en otros países de América Latina, ahora hacen la ruta inversa y regresan a Venezuela. Primero escaparon del hambre y la escasez en su país. Ahora, huyen de la pandemia que los ha dejado sin nada en sus países de acogida, Perú, Ecuador y Colombia.

Esta vez su éxodo ya no es noticia de tapa ni es prioridad para la ayuda humanitaria. Acnur (la agencia de la ONU para repatriados) actualizó en mayo su Plan de Respuesta Regional a Refugiados y Migrantes de Venezuela. La cifra para atender las necesidades más urgentes de los venezolanos en 17 países de América Latina y el Caribe fue de 1.410 millones de dólares, pero hasta el momento, Acnur sólo ha recibido un 23% de los fondos solicitados. De cualquier manera, las organizaciones humanitarias no otorgan ayuda para que los venezolanos regresen al país del que una vez huyeron, y excluyen de todo aporte a quienes han solicitado refugio en los países de acogida. Las ayudas se entregan en efectivo y sólo están destinadas a pagar alimentación o alquiler de la vivienda, o financiar instalaciones móviles de salud para la prueba y derivación de casos de la COVID-19. Federico Agusti, representante de Acnur en Perú, explica que “las fronteras están cerradas, apoyar retornos sería ir en contra de las regulaciones que establecen los propios países. Incluso Venezuela tiene limitaciones para el ingreso. Hay inseguridades en la ruta, hemos tenido casos de personas atropelladas, y por supuesto existe el riesgo de infectarse del virus en el trayecto”.

Las cifras de los venezolanos que han regresado a su país no están claras. El gobierno de Nicolás Maduro asegura que al menos 50,000 migrantes volvieron durante la pandemia, mientras que el gobierno de Colombia informa que, sólo entre marzo y junio, salieron 81,000 de su territorio y que otros 30,000 están en espera, en improvisados campamentos en Cali, Bogotá y poblaciones fronterizas. En Ecuador y Perú no hay registro de nada: los venezolanos salen de estos países por “trochas” o pasos clandestinos.

Esta es la historia de un grupo de migrantes venezolanos que después de buscarse la vida por unos años en Perú, perdieron sus trabajos debido a la pandemia y, sin dinero, sin posibilidad de pagar sus alquileres o de comprar medicamentos, sin posibilidad de enviar dinero a sus familias en Venezuela, con sus proyectos migratorios aniquilados, un día de abril decidieron desandar sus pasos.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.