El teatro en la era de las fake news
El mundo del periodismo a través de la mirada teatral de Salvador Novo.
junio 25, 2019

“El mundo del periodismo atrae mucho. Ver el teje y maneje de la profesión le resulta muy interesante a la gente”, dice la actriz Sophie Alexander-Katz, quien interpreta a Marta, una reportera de sociales en la obra de teatro A Ocho Columnas.

Queda claro que tiene razón cuando arranca la obra que escribió en 1956 el ensayista y dramaturgo, Salvador Novo. Aunque las bromas pertenecen a la época de su estreno y a un gremio en específico, los asistentes ríen ante las situaciones cotidianas de cualquier redacción en cualquier año.

A Ocho Columnas se presentó por primera vez el 2 de febrero de 1956 dirigida por el mismo Novo en el teatro que fundó, La Capilla. Según la obra, en 1956 los periodistas, como en la actualidad, querían ser novelistas.

En la puesta en escena, Carlos (José Carriedo) es un ingenuo reportero ávido por ver publicado su nombre y su primer texto, que es una entrevista al secretario de Salubridad. Sin embargo, las influencias políticas e intereses monetarios de quienes manejan el diario El Mundo quieren destruir la carrera del funcionario, que es médico y antiguo profesor de Carlos en la Facultad de Medicina.

A ocho columnas obra

Para Enrique (Pedro de Tavira), trabajar en “el periódico más importante de México” es lo más importante y no le importa lo que cueste llegar ahí, aunque eso signifique pisotear la carrera de alguien más, como la de su amigo Carlos.

Torres o “Torritos” (Luis Miguel Lombana) es un periodista veterano que cree firmemente en que los años “curten” a los periodistas en las mañas corruptas y hace equipo con Marta para conseguir -o inventar- información que destruya la reputación del tan benevolente secretario de salubridad.

“Me concentré en la historia de la ‘China’ Mendoza, que era un personaje amorosísimo y muy encantador. Era de estas reporteras que estaban detrás de la noticia, pero se movía entre el mundo político y el mundo del espectáculo”, dice Sophie, nominada al Ariel en 2019 como mejor actriz por Los días más oscuros de nosotras.

Marta es la reportera que cubre los bautizos y las bodas de los políticos y famosos. Conoce a la perfección a cada miembro de las familias de alcurnia. Sophie construyó a su personaje como una mujer que, sin ser de la clase alta, logra codearse con ellos y así ver “cómo jalan los hilos”.

“Me cuesta mucho trabajo hacer la finura del personaje. Tengo por completo otro código postal. Tuve que ponerme un cinturón apretado para corregir mi postura, hasta en los ensayos”, cuenta la también actriz de cine y televisión.

A ocho columnas, obra de teatro

Los buenos y los malos de siempre

A Ocho Columnas fue adaptada y dirigida por Fernando Bonilla para presentarse hasta el jueves 6 de agosto de 2019 en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque. Sin embargo, la obra teatral conserva la esencia de la década de los cincuenta en México. Era un periodo en el que los periodicazos, aún a inicios de la época de televisión, dictaban el ritmo del país.

Salvador Novo colaboraba en el periódico Excelsior, hasta que fue vetado del diario por su dura crítica a los chantajes que publicaba la prensa bajo la excusa de la “libertad de expresión”.

La obra es un viaje al pasado y una advertencia para el futuro. Sophie Alexander-Katz dice que ante las fake news, lo efímero de las redes sociales y los ataques a los periodistas, siempre queda el teatro.

Sin lugar para medias tintas, en esta puesta en escena los malos son feos y amargados, mientras que los buenos son debiluchos y proclives a defender las causas justas. La historia revela que la verdad no siempre pertenece a las audiencias, o sale de los medios.

Para Sophie, el teatro rescata la esencia del alma humana y la exprime en la cara del espectador. “Mi cuerpo no te puede mentir”, dice. “El teatro es un recinto de verdad. Lo que hace el teatro es revelarlo”.

La obra se presenta lunes y martes a las 20:00 horas en el Teatro Orientación hasta el 6 de agosto de 2019.


 

También te puede interesar:

México en deuda con el periodismo y la libertad de expresión

La austeridad golpea a Notimex 

Matar a nadie

Síguenos en Twitter

Gatopardo Recomienda

Ver Más