Restos de viento: El dolor de la reconstrucción - Gatopardo

El dolor de la reconstrucción

La actriz Dolores Fonzi protagoniza la película mexicana Restos de viento.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Incluso antes de debutar en la dirección, la joven cineasta mexicana Jimena Montemayor había mostrado interés en abordar una anécdota que llevaba mucho tiempo rondando su cabeza: explicar el difícil proceso que una familia tiene que atravesar para reconstruirse después de la pérdida de uno de sus integrantes. Casi un lustro después y ya con la experiencia de haberse puesto en la silla de dirección con su ópera prima En la sangre  de 2012, Montemayor comenzó a desarrollar esta idea mientras ella misma pasaba por el duelo debido a la muerte de su padre y dos de sus familiares más cercanos. Aquella experiencia, que de ser un momento de dolor íntimo se convirtió en un sentimiento familiar, sirvió como inspiración para el guion de su segundo largometraje, Restos de viento, donde aborda el complicado camino emprendido por un par de niños para superar el reciente deceso de su padre.

Jimena Montemayor, Restos de Viento

En la película, reconocida con los premios principales de los festivales de cine de Guadalajara (FICG) y Guanajuato (GIFF), Montemayor cuenta la historia de Daniel y Ana (interpretados por los actores Diego Aguilar y Paulina Gil), dos pequeños e inquietos hermanos que se ven repentinamente golpeados por la ausencia de su padre y la incapacidad de su madre (la argentina Dolores Fonzi, en su primer acercamiento a la cinematografía mexicana) de encontrar la estabilidad emocional necesaria para guiar a sus hijos por el dolor. En medio de su camino, los infantes se encuentran con una extraña figura humanoide que los ayudará a sanar y reintegrarse como una familia.


Más en Gatopardo:

La nueva ola de directoras

Buscar cineastas mexicanas Conversaciones con realizadoras mexicanas en Cineteca Nacional

Relatos de dolor y de belleza


“Me parece que la película es un viaje intimista que te conecta con ese agujero que sucede cuando uno pierde a alguien o le sucede algo que cambia radicalmente su vida”, comenta Fonzi en entrevista con Gatopardo. “Es un momento de mucha depresión. Justamente cuando muere una persona cercana aparecen la familia y los amigos, pero después toda esa gente que te ayuda se tiene que ir a vivir sus vidas. Ahí es donde la persona que sufre el duelo, porque se tiene que acomodar y volver a una realidad totalmente trastocada por la pérdida”.

Fonzi reconoce que interpretar el papel de la madre, Carmen, una mujer que al verse superada por la depresión se aleja de sus hijos en el momento que más la necesitan, representó un reto que abordó desde el entendimiento, buscando comprender su rol sin emitir ningún juicio previo. “Me parecía interesante no juzgar al personaje porque creo que no hay que juzgar a ninguna persona que viva una situación traumática de ningún tipo. Transitar a Carmen sin juzgarla era lo que más me gustaba de la película”.

Restos de Viento, Jimena Montemayor

Fonzi, protagonista de películas como El fondo del mar, de Damián Szifrón y La patota, de Santiago Mitre, leyó el argumento del filme desde su casa en Argentina y se puso en contacto con la directora a través de largas sesiones de Skype. Cuenta que la relación de confianza que estableció con Montemayor le ayudó a construir su personaje desde la visión que a ambas les atraía más. “Fue como tirarse al agua sin saber qué podría pasar y resultó todo bien. Ella es muy inteligente, muy sensible y también confió en mí. Confiamos en nuestras sensaciones y me dejé llevar por su manera y el mundo tan particular que ella tenía claro”, señala la directora.

Tras su afortunado recibimiento en festivales, Restos de viento llegará a las salas con la esperanza de que el espectador no sólo se identifique con los personajes, sino también se adentre en una historia franca.

“Ésta es una película para salir del cine y quedarse pensando y sintiendo, y las películas que te hacen sentir son las que más me gustan”, sentencia la intérprete.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.