Reclamos de justicia en la Norteamérica actual - Gatopardo

Reclamos de justicia en la Norteamérica actual

“Tres anuncios por un crimen”, de Martin McDonagh, descansa en un guión sólido y en las impecables actuaciones de sus protagonistas.

Tiempo de lectura: 5 minutos

En el ficticio pueblo de Ebbing, Missouri, en el midwest estadounidense –esa franja de los Estados Unidos que muchos refieren como la América Profunda, lejos de las cosmopolitas urbes de las costas–, se desarrolla esta interesante historia sobre justicia, venganza y expiaciones o segundas oportunidades. Se trata de un western moderno, de una mujer que exige justicia, y que está dispuesta a lo que sea por hacerse escuchar.

El lugar donde se desarrolla la película es un personaje por sí mismo. Se trata de un contexto específico que habla de la actualidad en Estados Unidos, con una sociedad que se siente abandonada, decepcionada o defraudada por sus autoridades, donde el racismo y la violencia aún son parte no solo de la conversación sino de la realidad, y donde es posible ver un ejercicio de empoderamiento femenino personificado a través de una madre que no es intimidada por nada o nadie, en búsqueda de justicia por el asesinato de su hija.

El filme dirigido por Martin McDonagh, nominado a siete premios Oscar incluyendo Mejor Película, Mejor Actriz y Mejor Actor de Reparto (en partida doble gracias a Woody Harrelson y Sam Rockwell), cuenta la historia de Mildred Hayes (extraordinaria Frances McDormand), una madre que a siete meses de la muerte de su hija, decide colocar tres anuncios en una carretera local a las afueras de Ebbing. Los letreros, separados apenas 100 metros entre cada uno, dicen: “Violada mientras moría”, ”¿Ningún arresto todavía?” y “¿Cómo es posible, jefe Willoughby?”.

reseña Tres anuncios por un crimen, int1

Woody Harrelson.

Este acto desatará una serie de acontecimientos que llevarán a los protagonistas a redefinir o cuestionar su actitud, rol o influencia en la comunidad o hacia otros y a partir de ellos reflexionar sobre la justicia, la venganza o las segundas oportunidades frente al duelo, el dolor o simplemente la vida actual.

Es innegable que la fuerza de esta película está en las actuaciones de McDormand, Harrelson y Rockwell, y de un sólido guión que permite observar a un grupo de personajes interesantes y complejos ir cambiando mientras sortean una situación muy particular y sus vidas se ven aún más entremezcladas.

Es por ello que, a menos de que ocurriera un milagro, y considerando todos los premios previos de la temporada, es casi una certeza que Frances McDormand se llevará el Oscar a Mejor Actriz. No es solamente que se trate de una actriz de carácter, fuerza, y de mucha presencia, sino de que el personaje se acomoda perfecto para explotar precisamente esas cualidades de McDormand. En los primeros 30 minutos de la película hay al menos tres discursos entregados con una seguridad y control que muestran al mismo tiempo la sensible situación emocional en la que se encuentra el personaje de Mildred, así como sus creencias y convecciones, su recio carácter, y la capacidad de Frances McDormand para con aparente sencillez y naturalidad darle vida a esta protagonista femenina inteligente, mordaz, enojada y fuerte (ojo a la extraordinaria escena y diálogos con el sacerdote que la visita a su casa en esa primera media hora de película).

reseña Tres anuncios por un crimen, int2

Ya sea como una interpretación de las reflexiones de la película o como la consideración de un factor importante para Hollywood a la hora de votar para premios, en el actual contexto de cambios importantes en la industria del entretenimiento, y de la discusión pública tanto de abusos sexuales y de poder como de desigualdades e inequidades de género y a minorías, este es un funcional y destacado retrato de empoderamiento femenino. De una mujer fuerte y determinada que decide enfrentar a su manera al sistema o a las autoridades cuando tras meses estas no han avanzado lo más mínimo en el caso de la violación y asesinato de su hija. De una mujer que no se amedrentará ante amenazas o presiones de todo tipo.

Aunque es verdad que la trama abandona, desaprovecha o deja un poco de lado un factor social importante de la actualidad, como es el caso de racismo y tortura que se comenta en el filme por parte de uno de los protagonistas, el violento y frustrado oficial Dixon (Sam Rockwell), un manojo de enojo y frustración contenida, la inercia del filme y la trama marcan una ruta para ver no una confrontación del personaje con su pasado sino la posibilidad de un cambio a partir de su presente. Al respecto, hay que decir que Rockwell hace un gran trabajo que probablemente también le valga Un Oscar.

Sin tantos reflectores o tiempo en pantalla, Woody Harrelson resulta una garantía dándole vida a un personaje clave, sensible y sensato, en medio de gente con emociones al límite, cuyas acciones y actitudes son la bisagra que permite a los otros personajes cambiar, crecer, ver su situación desde otras perspectivas y mover la historia hacia interesantes posibilidades o desenlaces.

reseña Tres anuncios por un crimen, int3

Sam Rockwell y Frances McDormand.

Hay que aclarar que no hablamos solo de un guion con una bien pensada dinámica que permite a estos personajes crecer y confrontarse (además de diversos pequeños detalles que la dirección de McDonagh sabe destacar, que muestran las verdaderas personalidades de sus personajes, más allá de lo que los mismos muestran hacia afuera por la situación en la que se encuentran), sino de que también está salpicado de excelentes diálogos, cargados tanto de observaciones sociales de una actualidad y claridad innegable, entre el sentimiento de injusticia social, racismo latente, violencia y más en la llamada America Profunda, lejos del glamour de las grandes ciudades; como de un humor preciso y sorpresivo en los momentos o escenas menos esperadas o en las conversaciones menos imaginadas. Tres anuncios por un crimen resulta curiosamente divertida en muy diversos momentos, sin abandonar jamás la seriedad de su trama y de la forma en que desarrolla sus personajes.

Sin la originalidad fantástica de The Shape of Water ni la grandilocuencia espectacular de Dunkirk, en la carrera del Oscar a Mejor película (considerando su número de nominaciones), Tres anuncios por un crimen es la pequeña película convencional, pero con suficientes buenas ideas, sólida realización y destacadas actuaciones que bien puede aprovechar su discurso social y actual y llevarse a casa un Oscar a Mejor Película.

* * *

También te recomendamos:

Nominados al Oscar 2018.

El amor según Guillermo del Toro.

Dunkerque y la perfección de Christopher Nolan.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.