Cocinar en tiempos de pandemia – Gatopardo

Cocinar en la nube

La pandemia fue democrática. Sin importar el nivel de experiencia, ya fueran chefs o amateurs, los cocineros tomaron la decisión de transformar su hogar en un concepto o tendencia —los dark kitchens o restaurantes fantasma—, y proyectos como Fluffs Bakery o Kimchi Mamá Park, entre un sinfín de ideas y sabores, vieron la luz. Cada historia es distinta, pero hay algo en común en todas ellas.

Lo que la pandemia nos dejó. Escribo estas líneas ocho meses después de que todo comenzara y siento que soy otra persona. ¿Recuerdas qué estabas haciendo ese último domingo antes del encierro? Celebré el cumpleaños de un buen amigo cocinero. Aquel 15 de marzo comí delicioso y bebí mezcal, aunque me perdí el pastel. No sabía que daría el último abrazo en mucho tiempo. Al día siguiente, desperté con las noticias de la suspensión de las actividades no esenciales, el confinamiento, los restaurantes cerrados. Dejé de salir, ver a la familia y a los amigos. Con los días, la incertidumbre se apoderó de mí y no pude evitar las compras de pánico. Tuve decenas de preguntas sin respuesta. Millones de personas compartían mi confusión en redes sociales, pero nadie sabía bien qué hacer.

Vivir en confinamiento me motivó a cocinar y compartir mis creaciones a través de Instagram. Guiada por decenas de tutoriales, clases en vivo y consejos de chefs, recorrí diversas cocinas, elaborando desde tortillas de harina, salsa boloñesa y curry hasta hamburguesas. Todo desde mi cocina. Fui de las víctimas del gluten y pasé un mes completo horneando. Nunca pensé en convertir mi hobby —o acaso la base de mi salud mental— en una manera de sustento. Pero otros sí lo hicieron y, en un par de semanas, el confinamiento formó a decenas de emprendedores culinarios.

La pandemia fue democrática. Sin importar el nivel de experiencia, ya fueran chefs o amateurs, los cocineros tomaron la decisión de transformar su hogar en un concepto o tendencia —los dark kitchens o restaurantes fantasma—, y proyectos como Fluffs Bakery o Kimchi Mamá Park, entre un sinfín de ideas y sabores, vieron la luz. Cada historia es distinta, pero hay algo que tienen en común, además de una cuenta de Instagram, y son las ganas de compartir su sazón con la Ciudad de México.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.