Cómo elegir un buen whisky con la ayuda de Glenfiddich - Gatopardo

Cómo elegir un buen whisky con la ayuda de Glenfiddich

Existen muchas variables en el whisky: de qué está hecho, de dónde viene, cuánto tiempo ha pasado en barrica y cómo se destila. Es un destilado complejo, pero no por eso elegir uno tendría que serlo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En principio el whisky se divide a partir del grano que utiliza para su producción. Hay whiskies de maíz (como el Bourbon americano), de centeno, de trigo y de cebada, el más común. La cebada, también utilizada para hacer cerveza, tiene un protagonismo particular en los single malt. A diferencia de los blended, mezcla de distintos granos, estos whiskies están hechos únicamente a base de cebada malteada, lo que les da un sabor y aroma más intenso.

Glenfiddich, por su sabor e historia, es el primer gran single malt whisky del mundo y el más vendido. El nombre de la marca –fundada por William Grant y sus hijos en 1886 en Dufftown, Escocia– viene de glen, que significa valle, y fiddich, que significa ciervo. “El whisky de malta, hasta 1961, era solo consumido en Escocia. Los escoceses, que eran los únicos que lo conocían, sabían que su olor y sabor era más potente, y que tenía un carácter y untuosidad más fuerte por utilizar barriles de primer y segundo uso. Casi un siglo después de la fundación de Glenfiddich, en 1963, Alexander Grant y Charles Gordon, tercera generación de la familia, lanzaron la marca al mundo. Nuestro primer cliente global fue el hotel Waldorf Astoria en Nueva York, ahí se creó la categoría de los single malts como se conocen hoy en día”, explica el brasileño Christiano Protti, embajador de la marca.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.