El mejor tenis del mundo
Son las dos de la tarde, en el segundo día del campeonato de Wimbledon 2019, el más importante de Londres y del mundo entero. Roger Federer juega contra Llyod Harris. Los primeros sets no son tan buenos pero, de pronto, empiezan a mejorar y parece ser que sólo es cuestión de tiempo para que Federer […]
octubre 25, 2019

Son las dos de la tarde, en el segundo día del campeonato de Wimbledon 2019, el más importante de Londres y del mundo entero. Roger Federer juega contra Llyod Harris. Los primeros sets no son tan buenos pero, de pronto, empiezan a mejorar y parece ser que sólo es cuestión de tiempo para que Federer gane.

Estamos con Rolex, el cronómetro oficial de Wimbledon y, además, patrocinador siempre presente en estas míticas canchas. La marca de relojes tiene una relación extraordinaria con Wimbledon, en la que la integración del tiempo y el tenis es más que perfecta. Su filosofía es apoyar proyectos y a jugadores a largo plazo. Al momento de ser escogidos como testimoniales, tienen la certeza de que su relación con ellos será a largo plazo y no importa si les está yendo bien o mal. Toda acción busca tener permanencia.

Federer es uno de los testimoniales de Rolex y juega como si volara; tiene todo el estilo, la gente lo adora y parece que no estuviera haciendo mucho esfuerzo. “Todo está en la cabeza”, nos dice Vijay Amritraj, poco después en la suite de la marca, quien fue un gran jugador en los años setenta. Su época fue la de John McEnroe, Jimmy Connors y Björn Borg. “Los jugadores jóvenes tienen mucha fuerza pero les falta cabeza. El tenis va de estrategia, administrarse, dejar ganar un punto cuando es necesario y retomarlo en su momento”.

Rolex Wimbledon

Vijay lleva cincuenta años viniendo a Wimbledon y dice que los jugadores más experimentados saben exactamente donde colocarse. “La primera vez que vine fue a los 15 y los cambios son grandes. De entrada, las raquetas ya son desarrolladas con tecnología de la nasa y, para contrarrestar la velocidad, ahora las pelotas pesan mucho más. Estamos viviendo una era en la que hay tres jugadores muy fuertes: Federer, Nadal y Djokovic. Si ellos tres hubieran vivido en diferentes generaciones, hubieran sido todavía más exitosos”.

Al preguntarle por qué México va lento en el tenis profesional, cuenta que es un caso similar al de India: el enfoque en la educación es más importante que en el deporte. “Yo creo que el deporte tiene que ser parte de tu vida. Te convierte en un persona integral. Es bueno para las familias, las comunidades, los negocios, las amistades y es también para conocer gente. Mi caso en específico con el tenis fue muy especial”, cuenta a Gatopardo.

“Nací con una enfermedad y estuve los primeros diez años de mi vida en hospitales. Mis pulmones estaban muy pegados y sólo podía respirar al 20% de la capacidad. Los doctores me recomendaron jugar un deporte al aire libre para que se expandieran. La primera vez que jugué por mi país fue a los 13, después fui el mejor en India a los 17, a los 18 ya era el mejor en Asia y a los 19 estaba en el top 10 mundial. Mi mayor talento fue nacer con los padres correctos. El tenis se volvió mi mayor educación”.

Caroline Garcia, tenista francesa, come con nosotros. Es su séptima vez en Wimbledon. “Perdí ayer, así que me voy mañana de regreso. Prefiero no seguir viendo el campeonato porque es muy doloroso”. Garcia es testimonial de Rolex desde 2018. Su papá es su entrenador, y cuenta que esta profesión no es siempre fácil, pero les permite viajar mucho juntos. “El deporte tiene que estar apoyado por los papás: es muy difícil que un niño pueda ser tan constante y persistente sin ayuda”.

Tenis Wimbledon

***

Entramos a la zona de jugadores, el área de calentamiento, donde rara vez el público común tiene acceso. Ser parte del club de Wimbledon no es fácil, en general necesitas haber ganado un Grand Slam para llegar aquí. Obvio las instalaciones son de lo mejor y estar allí genera gran emoción al ver prepararse a los futuros campeones.

La cancha central es impecable. Ahí es donde suceden los partidos principales. Toda la gente viene muy arreglada y permanecen silenciosos mientras miran el juego. De vez en cuando, no falta quien grita el nombre del jugador al que le va. Pero se exige silencio. El juego es rápido, aquí sólo hay una oportunidad de seguir en el torneo (que dura dos semanas) y es ganar cada vez.

Decidimos entrar al partido de Venus Williams y Cori Gauff, ¡y qué gran decisión! Dicen que Cori es la nueva estrella, tiene 15 años y es la jugadora más joven que se presenta en Wimbledon. Venus tiene toda la experiencia, pero Cori es más rápida y contundente: brinca sin parar y tiene una condición física que le permite moverse rápidamente en la cancha. Pide perdón cuando siente que va a fallar un saque. El partido es muy emocionante. La joven jugadora, de pronto, le va ganando a la veterana. Hay muchos nervios en la audiencia. Cori gana y el momento es tan emocionante que se siente un nudo en la garganta. Venus nació en 1980 y Gauff en 2004, así las diferencias de edades y no siempre resulta obvio saber a quién irle porque las dos son jugadoras extraordinarias.

Mirando desde el palco real está Kate Middleton, duquesa de Cambridge. Dicen que el código de vestimenta es tan estricto en esa zona que el año pasado el corredor de Fórmula 1, Lewis Hamilton, no lo cumplió y no lo dejaron entrar. Así que hay dos opciones: o traes saco y corbata para entrar a ciertas zonas reservadas de Wimbledon o te los prestan. No hay opción de no seguir las reglas.

Wimbledon tiene varias tradiciones. La gente toma Pimm’s, una bebida clásica de verano, que es un poco dulce pero regresa la energía para mirar partido tras partido. También se comen fresas con merengue y nata, que se llama Eton mess. A los ingleses les gusta hacer filas, y Wimbledon no es la excepción. Todo es muy ordenado. Hay posibilidad de ver muchos partidos, porque además de las canchas principales hay muchas otras donde puedes ver partidos de jugadores que no son tan renombrados todavía, pero que lo serán en un futuro.

Finalmente, el cierre de Wimbledon fue cardiaco con uno de los partidos más largos de la historia, en el que Djokovic venció a Federer. Éste es el mejor tenis del mundo y no hay manera de olvidarlo porque con cada partido se hace historia.

*Fotografías cortesía de Rolex.


También te puede interesar:

Un cocodrilo sobre la arcilla

Frente al espejo: Rolex Mentor et Protegé

Cambiar al mundo: 40 años de los Premios Rolex

 

Síguenos en Twitter

Ver Más