El gas LP y sus falsos profetas - Gatopardo

El gas LP y sus falsos profetas

El incremento de los precios del gas LP en México tiene que ver con el mercado internacional y con el aumento de costos asociados a él. La tendencia indica que el precio no dejará de subir, sin embargo, el Gas Bienestar propuesto por López Obrador no atiende el problema y no será la solución.

En el camino al Ajusco, al sur de la Ciudad de México, se encuentra un pequeño puesto de birria de res. Al inicio tenía una estufa vieja y una sola mesa bajo un toldo recuperado de alguna campaña política. Con el transcurso de los años y mucho esfuerzo, la familia propietaria, originaria de Puebla, añadió otras dos mesas largas y renovó los enseres para cocinar; el negocio también pasó de ser atendido por un padre y su hijo adolescente a darle empleo a tres personas. Como sucede en tantos puestos de comida y en tres de cada cuatro hogares mexicanos, en éste se utiliza el gas licuado de petróleo (gas LP), más o menos, un cilindro de diez kilogramos al día.

Sobre los precios del gas, el encargado me respondió: “Pues, mira, en enero andábamos pagando entre 220 y 250 pesos por el tanque de diez kilos, pero hace un mes nos llegó hasta 300 o más”. Sus datos no están lejos de los que ha presentado la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que en enero reportaba un precio promedio en la Ciudad de México de 23.83 pesos por kilogramo, sin embargo, para el 30 de junio era de 27.18. De acuerdo con la misma fuente, pero a nivel nacional, el precio se incrementó 30% en un año.

¿Por qué subieron tanto los precios del gas LP en el país? Para entenderlo, primero hay que recordar los componentes del precio; a pincelada gruesa son: el costo de la producción (lo que en la jerga del sector se conoce como el precio de la molécula); los costos del transporte para cruzar el gas por la frontera y llevarlo hasta los centros de distribución, así como los costos de almacenamiento y logística, de los permisos, la administración y demás; también se suman los costos para que el gas llegue desde los centros de distribución hasta los lugares de consumo; se agregan, finalmente, los impuestos, sobre todo, el IVA.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.