El horror de separar familias
Decenas de niños han sido separados de sus padres como parte de la política antiimigrante de Trump
octubre 20, 2018

Hace trece años mis padres tomaron una de las decisiones más arriesgadas de sus vidas, traerme a los Estados Unidos. Era 2005, yo tenía diez años y no entendía por qué migrábamos ni lo que implicaba entrar ilegalmente otro país. Tengo vivo en la memoria el recuerdo de caminar por tres días y tres noches rumbo a la frontera, luchando por sobrevivir tomando agua de un charco que encontramos en medio del desierto. Son escenas que llevo fijas en mi mente y corazón. Ahora que tengo la edad suficiente para comprender lo que aquello significa, reconozco el gran sacrificio que mis padres hicieron al traerme a este, el que llamaban “país de las oportunidades”.

Sin embargo, ese país al que ellos me trajeron ha quedado atrás. Durante los últimos años se ha convertido literalmente en una jaula y no precisamente de oro. Ya en 2005 había una retórica anti-inmigrante y en el 2006 millones de personas tomaron las calles de las grandes ciudades en repudio a las deportaciones masivas que estaban ocurriendo a nivel nacional. Bajo el lema de “esperanza”, en el 2008 muchos decidieron votar por un cambio político y apostar por el entonces senador, Barack Obama. Pero el gusto nos duró poco, aunque un punto importante de su campaña fue la promesa de firmar la mentada reforma migratoria, lo único que recibimos en cambio fueron casi 3 millones deportaciones, un récord que ningún otro presidente había alcanzado.

niños separados de sus padres, 1

Ahora vivimos en medio del mandato de una persona que hace unas semanas perdió lo poco de humanidad que pensé tenía. Los ataques de Donald Trump hacia nuestra comunidad no son algo nuevo, recordemos algunas de sus declaraciones. Ha dicho por ejemplo que los mexicanos somos criminales, que las personas que vienen del Medio Oriente son terroristas, y ya de plano, que todos los inmigrantes somos pandilleros, pero la lista es mucho más larga. Durante los últimos dos años hemos peleado en el Congreso, los tribunales y las calles, pero su odio rebasa constantemente sus propios limites y ahora lo ha llevado a desquitarse con los hijos de inmigrantes, que al igual que sus antepasados, llegaron a este país en busca de un mejor futuro para él.

No hay palabras para describir lo que se siente al ver niños de tres, cinco o nueve años encerrados en jaulas como si fueran animales. No sabemos cuántos niños han sido separados de sus padres en su administración, pues las cifras son imprecisas (el Washington Post calcula alrededor de dos mil), pero en las últimas semanas el congresista Joaquín Castro denunció a través de su cuenta de Twitter que hasta un bebé de ocho meses había sido separado de su madre. La pregunta es, ¿cuántos niños más quedarán desamparados antes de que el gobierno reconozca que esto es inhumano?

Cabe mencionar que no es la primera vez que esto sucede en este país, la separación de familias ha ocurrido en diferentes etapas de la historia de los Estados Unidos. En realidad, es un fenómeno que existe desde el origen de esta nación. Durante la época de la esclavitud, los dueños de cada enclave reclamaban total autoridad sobre los menores, que eventualmente eran vendidos al mejor postor. Ante cualquier intento de huida por parte de padres, eran linchados o asesinados. En la década de 1870 el programa de “asimilación” también forzó a cientos de familias a separarse de sus hijos. Bajo esta política el gobierno ordenó enviar a los hijos de nativos americanos a internados, que supuestamente servirían como centros de “culturización”, sin embargo, hoy en día sabemos que solo eran prisiones creadas para destruir todas sus raíces cultuales indígenas.

niños separados de sus padres, 2

Una vez más se está añadiendo una mancha negra, no solo a la historia de los Estados Unidos, sino de la humanidad. Por el momento, nos toca resistir y seguir luchando en contra esta administración xenofóbica, en el futuro nos tocará explicar a nuestros hijos o nietos cómo pudimos ser parte de una generación sin escrúpulos.

*Antonio Alarcón trabaja en Make the Road New York, una organización que lucha por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos. Es un líder entusiasta que a su corta edad lleva casi una década organizando a su comunidad y trabajando para la aprobación del NY Dream Act y la Reforma Migratoria a nivel federal. Es egresado de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, (Queens College) donde estudió cine. Actualmente protagonizaIndivisible, una película que pone en evidencia la separación de miles de familias, como consecuencia del actual sistema migratorio. La cinta, ganó el  premio Peabody. Antonio ha publicado textos en The New York Times, El Diario, Remezcla, y participado  en cadenas de televisión como Televisa, Univision, Telemundo,CNN y NBC.

***

También te puede interesar:

¿De dónde vienes soñador?

Biografía melancólica de un pandillero

No vuelvas

Ver Más