Cuando conocimos a Harry y Sally
30 años después de su estreno, esta película demuestra la aguda pluma de la guionista Nora Ephron.
junio 28, 2019

-Hemos hablado antes sobre cómo empezamos a trabajar esto juntos y justo, como cada pareja casada en el mundo, no podíamos acordarnos exactamente…

-No podíamos acordarnos exactamente si fue en 1984 o 1985

-De acuerdo…

-Definitivamente un desayuno en el Russian Tea Room

-Sí, recuerdo que nos reunimos en el Russian Tea Room

-Y yo recuerdo que te propuse una idea que rechazaste por completo

-Así es

Así discuten la periodista y guionista Nora Ephron y el director de cine Rob Reiner sobre cómo empezaron a formular When Harry Met Sally. Sí, justo como la escena inicial de la comedia romántica cuando las parejas cuentan cómo se conocieron: ella termina la frase del director y Rob confirma lo que dice la escritora o se interrumpen para complementarse al otro.

When Harry Met Sally empezó en octubre de 1984 sin ese título, cuando el agente de Nora Eprhon le dijo que Rob Reiner, director y actor del falso documental Esto es Spinal Tap, quería discutir un proyecto con ella. Los dos se reunieron junto con Andrew Scheinman, el productor, para platicar la idea. Reiner le propuso una película sobre un abogado, pero Nora Ephron no estaba interesada, así que platicaron sobre sus vidas amorosas.

Rob era divorciado y Andrew estaba soltero. Aunque no concretaron una idea de película, el encuentro sirvió para que Reiner le propusiera en otra reunión una historia sobre un hombre y una mujer que se hacen amigos y no amantes. “Ellos harían la decisión deliberadamente de no tener sexo, porque el sexo arruina todo. Y luego tuvieron sexo y arruinaron todo. Entonces dije, hagámoslo”, recuerda Ephron en la edición impresa del guión de When Harry Met Sally, película estrenada el 21 de julio de 1989.

Los tres se contaron anécdotas de sus vidas personales que finalmente derivaron en la creación de los protagonistas, Harry y Sally, interpretados en la película por Billy Crystal y Meg Ryan. Los personajes a lo largo del filme probarían positiva o negativamente la hipótesis sobre si las mujeres y los hombres pueden ser amigos. When Harry Met Sally es una comedia romántica que recompuso el género para la década de los noventa. Se adentra en la vida amorosa de los protagonistas quienes, como todos, lidian con las primeras citas, las citas dobles, los encuentros fortuitos, los rompimientos, las bodas, los divorcios, el sexo y los orgasmos femeninos. Son opuestos, él es pesimista y hostil, mientras ella es controladora y un libro abierto. Aunque no se atraen al principio, con el paso del tiempo uno se transforma gradualmente en el otro.

“Por consecuencia, Sally tenía que ser alegre, animada e implacablemente, sin ningún sentido, poco realista e idiotamente optimista. Resulta que es mucho como yo”, confiesa Nora en la revisión de su guión. Andrew y Rob también también le comentaron a Nora que los hombres y las mujeres no podían ser amigos, pues un hombre siempre quiere acostarse con una mujer, lo cual se convirtió en el eje narrativo de la película. “Ellos [Andrew y Rob] me dijeron, por ejemplo, que cuando terminaban de tener sexo, querían pararse de la cama e irse a su casa”, dice Nora Ephron. Una secuencia de When Harry Met Sally trata sobre una discusión que ambos tienen sobre este tema.

Billy Crystal, Rob Reiner y Meg Ryan

Billy Crystal, Rob Reiner y Meg Ryan

Para Nora todas estas pláticas resultaron reveladoras a la hora de escribir el guión. Sobre todo, se inspiró en Rob para construir a Harry porque su amigo estaba deprimido y hacía comentarios muy parecidos —que no los mismos— sobre tener un “lado oscuro”, algo que presume Harry a Sally. La película levantó algunas preguntas sobre el cortejo entre hombres y mujeres y el inicio de las relaciones, pero sobre todo, respecto a lo que le sigue en una pareja luego de los primeros tres encuentros. En una escena, Harry le dice a Sally que él nunca acompaña a sus parejas al aeropuerto al inicio de una relación. “Nunca he querido que alguien me pregunte ‘¿Por qué ya no me llevas al aeropuerto?”, le dice Harry a Sally.

***

Durante la escritura del guión, Rob y Andrew le comentaron a Nora que ahora ella debía comentar qué hacían las mujeres.

Entonces Nora Ephron le contó al director y productor de When Harry Met Sally sobre las fantasías sexuales que tienen las mujeres. De ahí nació la escena en la que Sally le cuenta a Harry sobre su sueño en el que está completamente desnuda frente a unos jueces. Nora les dijo también que las mujeres se mandaban flores para engañar a los hombres y pensaran que eran deseadas, como lo hace la amiga de Sally, Marie. Marie, interpretada por una muy terrestre Carrie Fisher, es la amiga de Sally, a quien le dicen que “se dé cuenta”, para que lo afirme y de todos modos hace lo contrario en sus relaciones.

Entre estas pláticas de Nora con Rob y Andrew, se hace también el descubrimiento del siglo: las mujeres fingen orgasmos, en un acto que podría considerarse traición al secreto femenino, pero con altos beneficios para responder a la pregunta de si las mujeres entonces alguna vez han tenido verdaderamente un orgasmo. Tras la grave revelación, Nora y Reiner lo afrontaron con una de las mejores escenas del género, donde los personajes discuten los orgasmos femeninos. Meg fue quien sugirió que Sally fingiera un orgasmo en el restaurante, una idea que añadieron al guión. Billy también propuso que una señora de al lado dijera lo que es considerada una de las 50 mejores líneas del cine norteamericano: “I’ll have what she’s having”, que pronunció la actriz Estelle Reiner, la madre de Rob.

Rob Reiner se casó al año siguiente del estreno, y dijo que conocer a su esposa le dio otro giro al final de la película. Nora en retrospectiva también reflexiona en el prólogo del guión sobre cómo confirmó algunas premisas del largometraje mientras lo ideaban. Por otro lado, ensaya sobre las relaciones heterosexuales y toma como ejemplo, las discusiones que tenía con Rob. Él creía que un hombre y una mujer no podían ser amigos y ella creía que sí. Y los dos estaban en lo correcto, porque para ella los hombres son muy diferentes de las mujeres. También escribe que los hombres no entienden a las mujeres, ni tampoco quieren ser sus amigos o tampoco les importa demasiado.

“Los hombres quieren a las mujeres como amantes, como esposas y como madres, pero no les interesa que sean sus amigas. Ellos tienen amigos, los hombres. Y ellos hablan con sus amigos hombres sobre deportes y yo no sé qué más”, opinó la autora en 1990.

***

When Harry Met Sally tiene éxito treinta años después, y seguramente lo tendrá treinta años más, porque trata de historias reales. El espectador puede relacionarse fácilmente con los protagonistas y sus conversaciones ordinarias, como las que uno tiene con sus amigos. Porque pasan los años y las relaciones evolucionan, se transforman, no hay un final feliz, triste o trágico. Los humanos somos complejos y Nora, quien también fue periodista en Nueva York, capturó la profundidad de las relaciones amistosas y amorosas. “Voy a la escuela de periodismo para ser reportera”, le dice Sally a Harry la primera vez que se encuentran. “Para que puedas escribir de cosas que le pasan a otros”, responde el pesimista Harry. “Es una forma de verlo”, contesta Sally, que le encanta tener con quien disentir.

También están los otros relatos intermedios con las entrevistas a parejas heterosexuales de diferentes edades, como extractos de un falso documental, excepto que las historias son verdaderas.

El desarrollo de una historia a lo largo de once años entre Harry y Sally con sus encuentros constantes, hace la historia más genuina y atractiva. No es una lucha por el amor de alguien y un final en el que terminan juntos, porque están juntos desde el principio, solo que no amorosamente. No es un gran primer encuentro con líneas de relleno o melosamente formuladas. Una de las frases más memorables viene de un personaje que no es principal y poco tiene que ver con el amor: “I’ll have what she’s having”, que al final quedó grabada en millones de espectadoras y en el restaurante donde se inmortalizó la frase. Katz Delicatessen es el nombre del lugar y ahora es famoso por ello en Nueva York.

Otro elemento a considerar es que, aunque están en Nueva York, la única escena en la que sobresale la ciudad como locación, es en su segundo encuentro. Cuando los dos concluyen que se convertirán en amigos y los árboles de fondo destacan. Además durante toda esa plática suena “Autumn in New York” en un jazz casi imperceptible, que sería cursi si el recurso musical fuese lo suficientemente memorable.

Al final de esa secuencia, la cámara se posiciona por detrás de los personajes, quienes caminan hacia lo lejos, como sucede en la escena final de Casablanca, película discutida por el dúo. Sin embargo, en lugar de pronunciar la famosa línea de diálogo “I think this is the beginning of a beautiful friendship”, Harry dice algo similar, pero a su modo, como: “¿Sabes que eres la primera mujer atractiva con la que no he querido dormir en toda mi vida?”. Total sinónimo de amistad.

En su momento, la película recibió críticas tanto positivas como negativas. En la revista People, Ralph Novak dijo que la película no era “ni ingeniosa ni inteligente”. Stanley Kauffman the The New Republic dijo que “El filme se basa en la suposición de que el matrimonio es a lo que todos aspiran, especialmente las mujeres”.

Sin embargo, el guión de Nora Ephron fue nominado como “Mejor guión original” para un Oscar y también ganó un Premio BAFTA por esa misma categoría. Meg Ryan y Billy Crystal fueron nominados como Mejor Actriz y Actor, respectivamente, a un Globo de Oro en la categoría de Comedia o Musical. Ahora hay series animadas como Big Mouth que recrean en un capítulo este formato de cómo se conocieron las parejas, o recuerdan la escena del orgasmo de Meg Ryan. También la reciente producción de Netflix Quizás Para Siempre (2019), se asemeja en la fórmula de los amigos longevos que terminan juntos. Pocas películas se acercan a lo que hizo Ephron, pero definitivamente la comedia romántica no fue igual desde el estreno de esta película.

Antes de la filmación, el largometraje aún no tenía nombre ni tampoco estaba pensada para que en el final, los dos protagonistas terminaran juntos. Fue hasta 1986 que Nora y Rob determinaron que sus personajes debían estar juntos. Los dos discutieron sobre cómo nombrar su película: “Solo Amigos”, “Chico conoce Chica” o “Tenías que ser tú”, como el tema musical en la película de Harry Connick Junior. Al final, cuando Rob sugirió las entrevistas a parejas y sus historias de cómo se conocieron, se dieron cuenta que ahí estaba el título.


 

También te puede interesar:

Miranda July: 45 años de hacer de todo y a su manera

La dulce tragedia de Jacques Demy

La madurez de Almodóvar

Síguenos en Twitter 

Gatopardo Recomienda

Ver Más