Pedro Almodóvar, uno de los directores más prestigiosos del mundo

La madurez de Almodóvar

Conversación con uno de los grandes cineastas de nuestro tiempo

Pedro Almodóvar es uno de los directores más prestigiosos del mundo. Gatopardo habló con él en Madrid a propósito del estreno de Julieta, su nueva cinta. Ésta es la historia de cómo del dolor físico brotó el guion con mayor angustia en su carrera. Sobre por qué no quiere rodar fuera de su país y por qué siempre rechazó Hollywood. Sobre el Madrid al que llegó con 18 años y al que sigue retratando. Sobre por qué teme no estar a la altura de sí mismo: el cineasta español más reconocido de su tiempo. Sobre cómo ha dirigido 20 largometrajes que son, de cierta manera, sólo uno. Son la película de su vida.


Fue el sábado 9 de abril. Esperó 24 horas desde el estreno. Sólo un día. Después de 20 filmes sabía que llega un momento en el que uno no es capaz de juzgar su propio trabajo. Que después de un año y medio de rodaje y edición, tras haber visto la película decenas de veces en la sala de montaje, se pierde la capacidad de ser espectador. La objetividad, o lo que se aproxime a ese concepto. Y que es necesario entonces ir al cine, con público, con fuego real, para poder recuperarla; para saber qué opina la gente. Ver su reacción en directo. Y escucharla. Desde la respiración a los silencios. Porque hay silencios que dicen más que las palabras.

Así que aquel día compró a través de internet una entrada para la sesión de la noche en el cine del centro de Madrid al que suele acudir. Última fila. Y llegó poco antes de que comenzara el pase. La sala estaba llena, pero sólo lo vieron aquellos compañeros de fila que, sorprendidos, reconocieron enseguida al creador de la historia que se disponían a disfrutar. Julieta, el vigésimo filme de Almodóvar, estaba a punto de comenzar. Y entre el público, sí, estaba Pedro Almodóvar, su director.

Se quedó hasta el final. Hasta esa escena de cierre en la que canta su adorada Chavela Vargas y los títulos de créditos aparecen y son engullidos pantalla arriba. “Se va a acabar mi mundo/ el mundo donde sólo existes tú/ no te vayas, no quiero que te vayas/ porque si tú te vas/ en ese mismo instante muero yo.” Porque Chavela no se fue cuando murió, como cree Almodóvar. “Trascendió”, como siempre dijo ella que haría. Y esa canción de Cuco Sánchez es uno de los muchos homenajes que el director español anuncia que rendirá a la memoria de su amiga, una de las artistas que más le ha influido en su vida.

—¿Y qué escuchó?

—Nada. Ni siquiera al acabar. Los títulos de crédito son un coñazo y yo casi siempre me levanto. Pero habían pasado ya dos minutos desde el final, incluso había terminado Chavela de cantar y la gente estaba paralizada en la butaca. Fui el primero que salió. Aquélla me parecía muy buena reacción.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.