Don Julio: el reto de conservar el legado de su fundador y conquistar un mercado global - Gatopardo

Don Julio: el reto de conservar el legado de su fundador y conquistar un mercado global

La nueva botella de Don Julio 1942 transmite el ADN de la marca que es continuar haciendo las cosas tal como las hacía su fundador, don Julio González, y a la vez seguir ocupando un lugar indiscutible en el mercado internacional de tequila.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ahora que el tequila Don Julio es parte de la empresa global DIAGEO, su presencia internacional es mucho mayor, pero no ha cambiado su esencia: el tequila se sigue produciendo con la misma receta y con los perfiles y valores que mantuvo su creador.

Don Julio González nació el 7 de enero de 1925 en Atotonilco el Alto, en el estado de Jalisco, una tierra muy fértil para los agaves y que concentra gran parte de las plantas productoras de tequila. Desde joven mostró su pasión por los campos de cultivo de esas plantas que mediante horas y horas de observación llegó a conocer profundamente. Después empezó a vender, en los pueblos aledaños, el tequila que uno de sus tíos producía. Sin embargo, la necesidad de ganar más dinero para mantener a su familia –fue el tercero de seis hermanos y quedó huérfano de padre a los dieciséis— lo impulsó a buscar nuevos caminos y oportunidades: un préstamo de 20 mil pesos le permitió iniciar, en el centro de Atotonilco, su propia producción de tequila en la destilería La Primavera, que fundó en 1942.

Durante años el tequila fue considerado como la bebida de las trincheras de la Revolución mexicana, tal y como se ha mostrado en infinidad de películas nacionales sobre ese periodo. Pero don Julio soñaba con que su bebida ocupara otro espacio. Esa inspiración lo llevó a desarrollar, con esmero y paciencia, las técnicas de perfeccionamiento que le permitieron producir el primer tequila de lujo en el mundo, que es el que nace como la marca Don Julio Reposado. A lo largo de su vida, don Julio González –murió en 2012 a los 85 años de edad— continuó con el compromiso de seguir mejorando su tequila con cada nueva edición.

 Karina Sánchez, embajadora global de la marca Don Julio, resume los factores que, desde el cultivo de los campos hasta el añejamiento de la bebida, hacen la diferencia con otros tequilas: “Todo empieza con la selección de las tierras para plantar nuestros agaves. Don Julio transmitió a sus colaboradores en qué consiste el cuidado y mantenimiento de las condiciones necesarias –que haya espacio suficiente entre unos y otros, por ejemplo– para que los agaves crezcan de manera óptima y esperar el tiempo adecuado para que las plantas maduren, no importando cuánto dure este proceso”.

“Ya en la parte del proceso de producción de la bebida”, añade Karina, “es importante dar a las pencas y piñas un tiempo de cocción prolongado para asegurar la obtención de todas la mieles y azúcares que se necesitan para conservar los perfiles característicos de nuestro tequila. Y la parte secreta de la receta: Don Julio desarrolló una levadura que nos permite mantener las notas frutales en nuestros tequilas”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.