James Turrell: Fascinación por la luz - Gatopardo

James Turrell: Fascinación por la luz

El Museo Jumex recorre la trayectoria del artista norteamericano.

El color no existe. Es tan sólo una interpretación que nuestros ojos le dan a frecuencias invisibles de luz. Es decir, el color existe tanto como el amor o el hambre. James Turrell diría que el color es percepción. Si la luz fuese un bloque de mármol, nuestros ojos serían martillo y cincel, listos para esculpir un patrón invisible, pero del cual surgen experiencias.

Pasajes de Luz es el título de su exhibición en el museo Jumex, un recorrido en el que nuestros ojos —y la llegada de luz a éstos— construyen una obra irrepetible y distinta para cada visitante. Es por eso que el museo, a petición del artista, prohibió la toma de fotografías dentro de sus salas. El curador, Kit Hammonds, lo explica de la siguiente forma: “A través de una cámara, la experiencia está mediada por otro lente que no es el ojo, y básicamente no estás viendo el trabajo”.

james turrell squat blue

“Squat Blue” de James Turrell. Foto: Florian Holzerr

Turrell es reconocido como un hito norteamericano del land art, así como por sus llamativas instalaciones de luz. En su trabajo, la percepción del espectador es parte importante obra. Una de las primeras piezas expuestas en Pasajes de Luz, es una prueba esto. La pieza se titula “Squat Blue” y forma parte de una serie de trabajos llamados Projection Pieces, que a través de halos de luz, presentan formas arquitectónicas sobre las paredes. Ésta consiste en la proyección de lo que parece ser un cubo hacia la esquina de una habitación vacía.

“El interés de James en estos tiempos era el minimalismo y post minimalismo, donde todo estaba reducido a formas arquetípicas como cubos y conos”, explica Hammonds, “de cierta forma, esto es más minimalista que el minimalismo, porque no hay material físico ahí, la luz es la escultura o forma que busca y trata de crear”. Aunque el cubo no está ahí durante unos segundos nuestro cerebro construye su presencia. No se trata de una ilusión, sino de una pieza que a través de ciertas precisiones técnicas, juega con los mecanismos de percepción.

La pieza “Wedgework V” forma parte de la serie Wedgeworks, dedicada a generar espacios y profundidad donde no los hay, y considerada por el propio James Turrell como su serie favorita. Al atravesar un túnel oscuro, el visitante descubre de pronto una instalación de paredes fantasmales construidas a través un gesto simple, pero hipnotizante. Hammonds explica por qué esta serie es tan especial para Turrell: “La serie funciona de tal forma que la luz no hace referencia a la pintura, escultura o arquitectura, más bien se encuentra entre estas tres”.

“Wedgework V” es una ilusión, donde parece que hay una pantalla, o una pared, pero son nuestros ojos los que están llenando el espacio.

james turrell wedgeworks

“Wedgeworks V” de James Turrell

Pasajes de Luz alterna estas absorbentes instalaciones con una retrospectiva del trabajo de Turrell a través de materiales impresos, maquetas y fotografías.  Entre ellos está la documentación del proceso detrás de “Roden Crater”, quizá la obra más famosa de Turrell, que consiste en la transformación de un cráter natural en el desierto de Arizona, para convertirlo en un “observatorio a ojo desnudo”.

La obra fue inspirada hace cuatro décadas cuando Turrell sobrevolaba la zona (el artista también es piloto), y observó el cráter de un volcán. “La idea era jugar con la percepción de la forma en que se observa un fenómeno desde el cielo, y cómo se observa desde la tierra”, explica Hammonds. Desde su adquisición hace cuatro décadas, Turrell constantemente modifica el cráter para añadirle túneles, cámaras y habitaciones con propósitos muy específicos. Una de estas, por ejemplo, está hecha como una cámara oscura, que proyecta la luna en determinados momentos astronómicos, algunos de los cuales se repiten cada ocho décadas. 

Algunos de estos espacios podrían calificarse como Skyspaces, cámaras diseñadas por Turrell con aperturas de distintas formas (círculos, cuadrados, etc.) ubicadas en el techo, con la finalidad de alterar la manera en la que los visitantes perciben el cielo desde adentro. En cada ocasión, y a distintas horas y condiciones climáticas, los ojos de cada espectador generan una nueva obra que no volverá a repetirse, pues son nuestros ojos, con sus limitaciones biológicas, quienes toman las decisiones. “La obra lleva 45 años en producción, y está más o menos al 50-60%. El financiamiento se hace a través de varios fondos públicos y privados. El más reciente de estos individuos es Kanye West, que grabó un video musical ahí”.

Otra sección muestra el libro Emblemata, que habla de las particularidades religiosas alrededor de la luz y el sol, así como su historia.  Inmediatamente después, se exhiben una serie de impresiones de fotografías tomadas en el Hotel Mendota, en California, lugar donde hacía recorridos, exposiciones e instalaciones. “En este edificio James construyó diferentes habitaciones con efectos de luz. Su motivación era el ritual, de una forma casi religiosa, de aprehender la luz” recalca Hammonds.

En recorridos que podían durar horas, James llevaba a asistentes a lo largo del hotel y las instalaciones que había creado: abría puertas, cortinas, ventanas y modificaba la luz disponible. “Era como un guía, una figura de sacerdote que te llevaba de un cuarto en cuarto mientras el modificaba estos, y te hacía notar diferentes tipos de luz, iniciándote en cada etapa y exigiéndote que aprendas y te enfoques en momentos particulares del día, antes de moverse a otra habitación”

Bajo el título de Mendota Stoppages, esta serie de fotografías se logró modificando espacio del hotel a través de acciones sencillas como abrir una cortina, y otras más complejas, como demoler un techo en su totalidad. Turrell siempre ha estado fascinado por la luz y sus propiedades, tanto físicas y perceptuales, como divinas y sobrenaturales.

james turrell shallow space constructions

Shallow Space Constructions de James Turrell

Entre las instalaciones del recorrido también hay una de la serie Shallow Space Constructions [Construcciones de espacio poco profundo], que emulan una pintura cuyos colores cambian al ritmo de las luces neón que la enmarcan. La experiencia puede llegar a aturdir, pero no tanto como la cereza en el pastel: “Apani” de la serie Ganzfeld. La palabra Ganzfeld se traduce del alemán como “campo completo”, y apela a un efecto de aislamiento sensorial, donde la combinación de luces puede provocar alucinaciones. En la primera planta del Museo Jumex, Turrell construyó una cámara de aislamiento, similar a las ocupadas en experimentos ganzfeld, y transita una gama cromática que eventualmente culmina en potentes estrobos. “Apani” es una experiencia que aturde y altera la percepción visual, tras la cual se necesitan unos minutos para regresar al uso regular de la vista.

Pasajes de Luz es un intenso recorrido. Hammonds advierte que si se tiene claustrofobia, lo mejor sería evitar algunas de las instalaciones (especialmente “Apani” o “Wedgeworks V”) por su obligado tránsito en espacios de completa oscuridad y más allá de lo espectacular, la muestra es un recordatorio de que todo lo que vemos está completamente mediado por nuestra percepción.


 

También te puede interesar:

David Hockney: Amar a la vida

Koons y Duchamp, la cointeligencia de los contrarios

John Baldessari no hace arte aburrido

Síguenos en Twitter

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.