Karl Lagerfeld, el káiser de la moda - Gatopardo

Adiós al káiser de la moda

Chanel dice que “Karl Lagerfeld no hace marketing, lo que vende son sueños”. Recordamos al que se convirtió en uno de los personajes más poderosos del mundo de la moda.

Desde un enorme departamento ubicado en el Boulevard de Saint Germain en Paris, Karl Lagerfeld; rodeado de infinidad de libros, Ipods y de su gata Choupette —con quien se casaría si fuera legal— saborea el imperio que le tomó 50 años forjar. Lagerfeld aparece siempre con enormes lentes oscuros que cubren la mitad de su rostro, camisas blancas de cuellos altísimos y perfectamente almidonadas, sacos ajustados y guantes de motociclista que han convertido su imagen en un icono. Sin embargo, fue su visión romántica de la tradición y su obsesión con el futuro de la moda lo que transformó la marca Chanel en el emporio que es ahora. La empresa que tras la muerte de Gabrielle “Coco” Chanel solo vendía perfumes y trajes de tweed a esposas de políticos prominentes, vale actualmente 8 mil millones de dólares. Una de las razones por las que el alemán se ha ganado el mote de “El kaiser de la moda”.

Lagerfeld, int1

Fotografía obtenida de Facebook / Karl Lagerfeld

Karl Lagerfeld nació hace 85 años en Hamburgo al norte de Alemania, aunque por vanidad o por abonar al misterio suele quitarse cinco años. Su padre fue un empresario dedicado a los lácteos y su madre una violinista bastante severa con él. Ella le dijo alguna vez que su nariz parecía un tubérculo y dicen que es para opacarla que usa esas emblemáticas gafas. Su madre le dijo también alguna vez que sus manos eran “feas”, y tal vez sea esa la razón por la que usa guantes. Por otro lado, su madre fue el impulso para que Lagerfeld dejará Hamburgo tras la Segunda Guerra Mundial, convencida de que su hijo era “demasiado elegante para seguir en ese pueblo”, por lo que Lagerfeld se mudó a París en 1952, cuando apenas tenía 19 años.

Durante su adolescencia cultivó un amor por el cine, pero sobre todo por el expresionismo alemán. Leyó de todo, sus padres le enviaban libros de Proust, David Hume y Günter Grass, mientras diseñaba para Balmain y Jean Pateau y citaba a Paul Valery.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.