Eduardo Sacheri: Más que futbol - Gatopardo

Eduardo Sacheri: Más que futbol

El escritor argentino Eduardo Sacheri se encuentra de gira por su novela ganadora del Premio Alfaguara: “La noche de la Usina”.

Entre el 1° y 4 de septiembre, se llevará a cabo la sexta edición del Hay Festival en México. La sede se ha mudado a la ciudad de Querétaro, donde se reunirán escritores, periodistas, editores, músicos y divulgadores culturales e intelectuales provenientes de 17 países. Éstas son algunas de las voces que charlarán sobre su visión del mundo.

Si no fuera por todas las entrevistas en las que aparece sonriendo y de buen humor, uno pensaría, un tanto llevado por la fuerza de su mirada y lo grave de su voz, que Eduardo Sacheri es un hombre poco afecto a las entrevistas. Son las 10 am en Argentina, las 8 am en la Ciudad de México. La llamada comienza de forma abrupta, y dice sin más preámbulos: “Dale, comencemos pronto, por favor”. La primera pregunta es obligada: su relación casi mimética con el futbol. Es inevitable preguntarlo: aparece en cuentos, novelas y guiones de cine que ha escrito. Aparece en columnas deportivas y lo entrevistan los comentaristas de la televisión. Sacheri contesta con un resoplido, muy argentino: “Che, ¿sabes?, el etiquetamiento a veces molesta un poco. Es muy habitual encontrarte en una entrevista que te digan: ‘Eh, Sacheri, el futbol siempre aparece en tus libros…’ y después viene la pregunta”.

Se nota un poco de cansancio en su voz, pero después todo fluye, se ríe, habla de su vida. También aclara que no tiene nada en contra de los periodistas. De hecho, parece que le simpatizan. Nació en Castelar, provincia bonaerense, en 1967. Habla con gracia y con inteligencia. Sus respuestas son tan meticulosas que suenan ensayadas. En parte, quizá, por su condición de narrador, pero también por su formación metódica: es licenciado en Historia. Esa misma meticulosidad se lee en todos los diálogos de sus novelas. Quien lee a Sacheri se encuentra con el esmero de un escritor para que sus personajes interactúen con una fuerza vívida, como una charla cotidiana, de café. En ese sentido, Sacheri es un autor de diálogos accidentales complejamente engarzados.

Eduardo Sacheri

Con el Premio Alfaguara, que acaba de obtener en abril de este año por su novela La noche de la Usina, la promoción se ha vuelto más intensa que con sus novelas pasadas. Se le ve en programas de televisión, se le escucha en la radio, el libro se ve entre las recomendaciones en revistas y sobre las mesas de novedades de las librerías. Pero contrario a lo que uno pensaría, no le molesta estar de gira. Sus respuestas podrán tener el tono del cansancio de tan repetidas, pero al mismo tiempo ve un pro entre toda esta marejada de entrevistas: la visibilidad que tendrá su nombre. “Un premio como el Alfaguara me permite llegar a nuevos lectores”, dice Sacheri. “Después habrá que ver qué pasa, si a la gente le gustó o no le gustó cómo escribís”.

La imagen que Sacheri tenía sobre sí mismo era muy diferente a la que hoy muestra ante las cámaras. De adolescente pensó en la posibilidad de dedicarse al futbol, aunque no lo pensó demasiado en serio. “Por falta de talento”, bromea. La realidad es que su padre murió cuando él era adolescente, y su madre, odontóloga, le insistía a él y a sus hermanos que los estudios eran fundamentales para sacar a la familia adelante. “Pensar en algo tan azaroso como probar suerte en el futbol no sonaba tan buena idea. Y al final, creo que mi madre hizo bien: quizá mis habilidades para el futbol no daban para tanto.”

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.