Diecinueve años sin Gabriel García Márquez - Gatopardo

Diecinueve años sin Gabo

Durante mucho tiempo, Silvana Paternostro ha seguido el rastro de amigos, admiradores, conocidos y detractores del escritor colombiano. El resultado es Soledad & Compañía, una biografía oral que recoge decenas de testimonios sobre García Márquez.

Faltando diez minutos para las tres de la tarde del Jueves Santo sonó el teléfono. Era Jaime Abello, director de la fundación que García Márquez fundó en 1994 para educar periodistas latinoamericanos en el arte de contar historias verídicas y bien narradas. Habíamos quedado en ir a comer un pescado a la sal que preparan muy bien en una cantina de la Ciudad de México. No tuvo que explicarme por qué me llamaba a cancelar. Las cosas, se sabía, habían empezado a complicarse desde el lunes.

Fue una muerte anunciada. El reloj de su vida había empezado a darse por vencido cuando lo llevaron a sus 87 años al hospital por gripe. De las enfermedades de García Márquez se venía hablando desde hace más de una década. Que si cáncer, que si Alzheimer, que si demencia senil. Hasta le achacaron una carta de despedida y él respondió con ese tino que no le ganaba nadie que sólo de pensar que alguien creyera que él había escrito algo tan cursi lo haría morir de vergüenza.

Quiero pensar que murió tranquilo. En fotos lo veía sereno y contento. Parecía como si nada le doliera y que lo único en su mente era la vestimenta del día. Salía impecablemente vestido como un lord inglés y con carita de niño pícaro. Cuidado de pies a cabeza. En octubre del año pasado, hablé con un amigo barranquillero que lo acababa de ver. “Está más bello que nunca”, me dijo. “Está volando como el águila. Dice que tiene ganas de bailar”.

No esta mal irse así, pensé al colgar el teléfono con Jaime, quien con lágrimas aguantadas se iba a poner a escribir el comunicado. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? La suya fue excepcional.  Lo alcanzó todo. Lo tuvo todo.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.