La cultura de Beyoncé
La cantante estadounidense Beyoncé dominó el primer fin de semana del Festival de Música y Artes de Coachella Valley.
abril 17, 2018

El sábado 14 de abril, la cantante Beyoncé ofreció un espectáculo histórico en el escenario principal del Festival de Música y Artes de Coachella Valley, conocido simplemente como Coachella, que este año celebra su 19ª edición.

Con más de 90 mil asistentes, medio millón de espectadores a través de la transmisión en streaming por YouTube y 2.2 millones de tuits generados con el hashtag #Beychella, la ganadora del Grammy hizo historia al convertirse en la primera artista afroamericana y la tercera mujer –precedida por Björk en dos ocasiones (2002 y 2007) y Lady Gaga, quien sustituyó a la intérprete de Single Ladies en 2017– en liderar del cartel del festival musical.

* * *

Si quieres leer más sobre música y cultura, te recomendamos:

Amor universal: Canciones para celebrar a la comunidad LGBT.

El camino de Natalia Lafourcade al Oscar.

Muralismo mexicano con sabor a rap.

* * *

Sin embargo, la presencia de Beyoncé Knowles en el festival fue más importante que sus números conseguidos y los récords superados. La también actriz y compositora aprovechó la gran ventana que tenía entre sus manos y convirtió su espectáculo de dos horas en una celebración a la cultura afroamericana.

Aquí un breve repaso a las referencias que Beyoncé proyectó a lo largo de su show:

BΔK
Durante una gran parte de su set, Beyoncé ofreció muestras de su cultura en su vestimenta, diseñada por la casa Balmain. En su primer atuendo, una reinvención a la vestimenta ceremonial de las dinastías egipcias en el siglo XIV, la cantante hizo referencia a la reina Nefertiti, segunda gran esposa real del faraón Ajenatón, reconocida por su belleza y extraordinario poder. La soberana, cuya imagen fue preservada en un busto considerado una de las esculturas egipcias más conocidas, fue parte importante en la toma de decisiones políticas y religiosas durante los años de mandato de Ajenatón. En años recientes, la reina ha sido considerada por la comunidad afroamericana como un símbolo de poder femenino.

Para el primer bloque de canciones de su espectáculo –integrado, entre otros, por temas como “Crazy in Love”, “Freedom”, “Sorry” y “Drunk in Love”– Beyoncé abandonó el atuendo egipcio y combinó con su grupo de músicos y ensamble al utilizar una sudadera de la fraternidad ficticia BΔK, que simboliza las letras griegas Belta, Delta y Kappa, aunque algunos han asegurado que las siglas podrían significar Beyoncé Da King o Beyoncé is Back.

El escudo de la fraternidad, expuesto en su ropa rumbo a la parte final de su espectáculo, está compuesto por cuatro elementos: la silueta de Nefertiti; una pantera negra, recordando a la organización nacionalista negra Black Panthers; un puño cerrado en alto, que recuerda a la señal de protesta de los derechos civiles negros en los Estados Unidos durante los años sesenta y setenta y una abeja reina, relativa al diminutivo Queen B, como también se conoce a la artista. Cabe señalar que en 2011, una especie de tábano fue nombrado como “Scaptia beyoncae” en su honor.

beyoncé coachella cultura afroamericana, int3

La banda HBCU
Durante su show, la cantante fue acompañada por una numerosa banda colegial integrada por alumnos y ex alumnos de Universidades y Colegios Históricamente Negros (HBCU), instituciones establecidas después de la publicación del Acta de Derechos Civiles de 1964 para ofrecer educación superior primordialmente a comunidades afroamericanas.

Un día después de su actuación en Indio, Knowles anunció la creación de cuatro becas de excelencia para alumnos en universidades afroamericanas. El incentivo, fomentado a través de la iniciativa BeyGood, consiste en 25,000 dólares entregados a un estudiante seleccionado con calificación GPA (Grade Point Average) superior a 3.5.

Lift Every Voice and Sing
En su tercera intervención al micrófono, Beyoncé interpretó el tema “Lift Ev’ry Voice and Sing”, escrito por el político, poeta y activista por los derechos humanos, James Weldon Johnson en 1899. La canción, compuesta para la celebración del aniversario de nacimiento del presidente Abraham Lincoln en el colegio Stanton, fue rápidamente apropiada por la comunidad afroamericana y considerada como un himno. La Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP por sus siglas en inglés) adoptó y promovió el tema como el “Negro/Black National Anthem” desde la primera mitad del siglo XX.

beyoncé coachella cultura afroamericana, int2

Who Taught You to Hate Yourself
La voz del activista estadounidense Malcolm X pudo escucharse en las bocinas de Coachella previo a la interpretación de “Don’t Hurt Yourself”, uno de los temas más conocidos del álbum Lemonade. “The most disrespected woman in America, is the black woman. The most un-protected person in America, is the black woman”, rezó el orador en mayo de 1962, durante los funerales de Ronald Stokes, víctima de brutalidad policiaca durante una redada en una mezquita de Los Ángeles que cobró la vida de siete miembros de la Nación del Islam, organización religiosa que buscaba resucitar la conciencia espiritual, mental, social y económica de mujeres y hombres negros de EUA dentro de los preceptos del Islam. La cita, parte del discurso “Who Taught You to Hate Yourself”, ya había sido retomada por la cantante en el proyecto visual que acompañó a su último álbum.

Nina Simone
La cantante, compositora y pianista Nina Simone, una de las primeras mujeres afroamericanas que destacó en la escena musical estadounidense, también formó parte de las influencias que Beyoncé explotó durante su show. Simone, conocida con el sobrenombre de Alta Sacerdotisa del Soul, fue una importante luchadora por los derechos civiles de las personas negras, alzando la voz con poderosas interpretaciones de canciones como “Strange Fruit”, tema sobre los linchamientos en los estados esclavistas de Estados Unidos compuesto por Abel Meeropol y popularizado por Billie Holiday, o “To Be Young, Gifted and Black”, escrita a la memoria de la dramaturga Larraine Hansberry y considerada un estandarte de la lucha por los derechos civiles. Simone abandonó su país de origen en 1969, tras el asesinato del reverendo Martin Luther King.

Paralelo a la actuación de Beyoncé en Coachella, donde interpretó la versión de Simone al tema “Lilac Wine”, la cantante de folk, jazz, blues y R&B fue inducida al Salón de la Fama del Rock and Roll en Cleveland.

beyoncé coachella cultura afroamericana, int1

Gatopardo Recomienda

Ver Más