Estadio Alfredo Harp Helú. Un estadio es una ciudad – Gatopardo

Un estadio que incide en el diseño de la ciudad

La historia de las ciudades reside en la tensión que ha existido entre la inmensidad de los espacios, sus funciones y su propósito. El diseño de un estadio de béisbol, el Estadio Afredo Harp Helú, se propone corregir la saturación de equipamiento en los últimos treinta años al oriente de la Ciudad de México.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Paul Goldberger, crítico de arquitectura, comienza su Ballpark. Baseball in the American city explicando cómo es que la tipología constructiva del estadio de béisbol, al contener un jardín en su corazón y tribunas alrededor, invariablemente evoca la tensión entre lo rural y lo urbano que ha existido a lo largo de la historia moderna de las ciudades. Goldberger escribe: “El estadio de béisbol es la metáfora para unir lo rural con lo urbano. Puede pensarse como el sitio en que el jardín representa el ideal jeffersoniano del paisaje rural estirándose de manera indefinida hacia las tribunas y pa­bellones que lo engloban, y estas, a su vez, representan la visión de industria y la vitalidad urbana de América. En el estadio, ambos necesitan uno del otro: la estructura de las tribunas existe para observar lo que ocurre en el campo, mientras que el campo existe para darle un sentido a las tribunas”.

Aunque Goldberger incurre en el error anglosajón de hablar de lo “americano” para referirse exclusivamente a las ciudades estadounidenses, buena parte de la historia moderna de las ciudades del continente reside en la tensión misma entre la inmensidad de los espacios, sus funciones y su propósito. Sobre esto último, para el arquitecto mexicano Alonso de Garay (Ciudad de México, 1978), egresado de la Universidad Anáhuac y fundador de Taller ADG —una oficina enfocada sobre todo a proyectos residenciales, pero que, por su alto rigor arquitectónico, ha extra­polado su oficio a los públicos—, “las grandes ciudades se hicieron pensando en los siguientes siglos, no en las siguientes elecciones, sino en hacer ciudades para toda la historia”, dice De Garay.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.