Cuatro grandes voces de la música feminista en el mundo - Gatopardo

Cuatro grandes voces de la música feminista en el mundo

Ellas han convertido la protesta social en música feminista y han tomado escenarios, iglesias, premiaciones, universidades, plazas públicas y medios de comunicación para poner la lupa sobre la opresión patriarcal.  

Históricamente la música ha sido un canal para impulsar movimientos sociales, culturales y políticos. Pero, al ser un reflejo de la sociedad, en ella también hay viejas estructuras de poder, y para muchas mujeres no ha sido fácil entrar en esa industria. Afortunadamente, cada vez son más las chicas que, de la mano del arte, buscan romper con dichas estructuras y construir escenarios e identidades de resistencia feminista para reformular las dinámicas sociales.

Estas activistas han convertido la protesta social en música feminista y han tomado escenarios, iglesias, premiaciones, universidades, plazas públicas y medios de comunicación para poner la lupa sobre la opresión patriarcal.  

Pussy Riot 

El 21 de febrero de 2012, usando vestidos y pasamontañas de colores llamativos, Nadezhda Tolokónnikova (Nadia Toloknó), Yekaterina Stanislavovna (Katya) y María Aliójina (Mash), integrantes de Pussy Riot, hicieron un concierto clandestino en el presbiterio del templo ortodoxo más importante de Rusia, la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, para protestar en contra de la reelección de Vladímir Putin y sus vínculos con la Iglesia Ortodoxa Rusa. Cantaron Plegaria Punk : “Santa Madre de Dios, echa a Putin”. Con este acto político, el colectivo y banda rusa feminista de punk-rock irrumpió en la opinión pública mundial. Sin embargo, las tres mujeres fueron sentenciadas a dos años de cárcel por “vandalismo motivado por el odio religioso”.

A pesar de los actos de represión que el gobierno ruso ha ejercido sobre las integrantes de la banda y las personas que conforman el colectivo –como arrestos, censura, vejaciones y atentados– Pussy Riot, desde la trinchera de la música feminista, continúa la lucha por los derechos humanos de las mujeres, la comunidad LGBT+, los presos políticos y los migrantes. Las letras irreverentes de sus canciones retan al sistema político, evidencian el racismo y el machismo, llaman al derrocamiento del patriarcado y a la liberación sexual.

En mayo de este año publicaron la canción “нож” (“Cuchillo”), en la que, según Nadia Toloknó, ofrecen su propia versión del mundo, uno el que el abusador recibe su merecido y el violador potencial teme a las mujeres que tienen puños, spray y un deseo irrefrenable de vivir.

El activismo de Pussy Riot se ha extendido hasta América. Primero con la canción “Make America Great Again”, con la que se pronunciaron en contra de la campaña presidencial de Donald Trump en el 2016 y satirizaron sus declaraciones machistas, xenófobas y racistas: “Dejen entrar a otras personas, escuchen a sus mujeres, basta de matar niños negros”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.