Diego Rivera: la Revolución mexicana plasmada en el muralismo

La Revolución mexicana a través de los murales de Diego Rivera

En 2021 se cumplen 135 del nacimiento de Diego Rivera. A pesar de que su producción artística tuvo varias facetas, se le recuerda principalmente por su participación en el muralismo y por abonar a la construcción del discurso posrevolucionario en México.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Diego Rivera nació el 8 de diciembre de 1886 en la ciudad de Guanajuato. A 135 años de su natalicio, sigue siendo un referente del arte mexicano del siglo XX, tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Su obra atravesó varias facetas, aunque quizá la que más se recuerda es la del muralismo. En las grandes extensiones de sus murales, Diego Rivera plasmó una ideología contundente sobre el proyecto de nación posterior a la Revolución mexicana, al igual que una estética innovadora que puso los pilares para un nuevo arte de carácter nacional.

La Revolución mexicana, en la que murieron entre 300 mil y 500 mil personas, dio pie a una enorme producción artística e intelectual. En la literatura, por ejemplo, floreció un género completamente nuevo: la novela de la Revolución. Algunos títulos que destacan son Cartucho (1931), una colección de relatos de la escritora duranguense Nellie Campobello; Los de abajo (1915), del autor jalisciense Mariano Azuela; y La sombra del Caudillo (1929), del escritor chihuahuense Martín Luis Guzmán. En el caso del arte plástico, sin duda alguna, el muralismo fue el movimiento más representativo de la época y Diego Rivera, uno de sus más conocidos representantes.

Promovido asiduamente por José Vasconcelos, quien fue secretario de Educación de 1921 a 1924, el muralismo fue una manifestación artística acerca de lo revolucionario y lo popular, con carácter didáctico. El Estado buscaba, a través de él, cambiar la narrativa del país y construir una identidad nacional que le diera sentido a la revolución. Al integrarse al gabinete del presidente Álvaro Obregón, Vasconcelos llamó a Diego Rivera, quien se encontraba desde hacía más de una década en Europa, para que volviera a México a pintar sus primeros murales en las paredes de los edificios más simbólicos de la era posrevolucionaria.

Diego Rivera: el muralismo y la Revolución mexicana.

Epopeya del pueblo mexicano (1929-1935).

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.