The Squad
Cuatro congresistas de color hacen frente a las políticas xenofóbicas y racistas de Donald Trump.
julio 24, 2019

El 12 de noviembre, casi una semana después de las elecciones para el congreso de Estados Unidos, Alexandria Ocasio-Cortez subió una foto a su cuenta de Instagram con el texto “Squad”, cuya traducción literal sería “Escuadrón”. En la foto, además  de Ocasio-Cortez, aparecen otras tres congresistas: Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib, cuyos triunfos marcaron un hito en la historia política de Estados Unidos. 

De ascendencia portorriqueña, Ocasio-Cortez (AOC como se le llama en las redes sociales) es la mujer más joven en ganar un asiento del congreso. Rashida Tlaib, por su parte, es la primera palestino-americana elegida para un escaño. Hasta Ayanna Pressley, una mujer afroamericana jamás había tomado un lugar en el congreso de Massachussets e Ilhan Omar, a pesar de haber llegado a Estados Unidos como refugiada somalí en 1992, lleva desde 2012 coordinando campañas electorales para otros políticos y es la primera somalí-americana en ganar una elección de Minnesota. Asimismo, tanto Omar como Tlaib son las primeras mujeres musulmanas elegidas para servir en el congreso. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Squad . cc @ilhanmn @ayannapressley @rashidatlaib

Una publicación compartida por Alexandria Ocasio-Cortez (@ocasio2018) el

Salvo por Ilhan Omar (que nació en Somalia, pero es ciudadana norteamericana desde el año 2000), las integrantes de The Squad —nombre adoptado extraoficialmente— nacieron en Estados Unidos. Las cuatro pertenecen al ala democrática del congreso (misma que tiene la mayoría de la cámara bajo el liderazgo de Nancy Pelosi) y sus ideales orientados a la izquierda están firmemente opuestos a las políticas de Trump. Desde sus propuestas migratorias discriminatorias (AOC ayudó a popularizar el movimiento para abolir ICE, Immigrations and Customs Enforcements, la controversial agencia gubernamental a cargo de la separación de familias en la frontera), hasta sus propuestas medioambientales o en favor de seguro médico universal, las congresistas marcan una pauta importante en la oposición al gobierno federal.

Ayanna Pressley

Ayanna Pressley en el rally por la unidad, Massachusetts. Septiembre, 2018.

Tan importante como sus orígenes y posturas políticas ha sido también su forma de organización, o más bien la falta de ella. En el congreso estadounidense existen varias organizaciones y grupos, algunos son caucuses, que tratan asuntos de la población afroamericana, o feminista, o gangs, pandillas, donde ambos partidos se unen para trabajar temas específicos. Pero como apunta la periodista Arit John en su artículo del New York Times, la presencia gubernamental de un “squad” es inesperada. En realidad, entre ellas no existe una organización clara y tampoco trabajan exactamente en conjunto. Se trata de un frente extraoficial sin jerarquía cuya relevancia simbólica ha ganado suficiente ímpetu.

A pesar de la formación bulliciosa de The Squad y el hecho de que han ganado apoyo al interior partido demócrata (el congresista blanco de 82 años Bill Pascrell, solicitó unirse al Squad en tono de broma fraternal), estas mujeres se han enfrentado a varios conflictos con miembros de su propio partido. Nancy Pelosi, por ejemplo, ha tenido varios desacuerdos con ellas. Para Rick Perlstein, escritor y periodista entrevistado por el New Yorker, esta brecha es profunda e ideológica y ambas facciones responden a lo que ellos creen es mejor para su país: “Creo que Pelosi está motivada por una ideología de consenso. Es una forma de pensar lo político con raíces extremadamente profundas en la historia Americana”. 

Pelosi, como Presidenta de la Cámara de Representantes, tiene una labor muy específica: pasar legislatura, lo cual se opone un poco a las intenciones sísmicas de The Squad. La trayectoria de las cuatro legisladoras, cuya carrera dentro de política estadounidense comenzó —cuando mucho— hace menos de una década, se ha enfrentado en varios momentos con la de Pelosi, quien lleva desde 1987 trabajando por los ideales de su partido. Cuando ellas votaron en contra de una reforma migratoria de Pelosi, ella les dijo: “No tienen apoyo. Sólo son cuatro personas y esos son los votos que recibieron”. AOC respondió cuestionando la necesidad de señalar a cuatro mujeres de color en el congreso, quienes constantemente son amenazadas de muerte por fanáticos políticos. Pelosi y The Squad no son enemigas, pero este enfrentamiento fue un cisma en el partido demócrata, y es claro indicativo de que una reforma al interior del partido es necesaria. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rashida Tlaib (@rashidatlaib) el

Y aunque esta rivalidad viene y va, usualmente llega a una pausa para enfrentar al enemigo en común: Donald Trump. Las acciones de The Squad y la actitud de Nancy Pelosi (ácida crítica de la presidencia y en búsqueda constante de un juicio de impeachment contra Trump) no le simpatizan al mandatario.

El 14 de julio, Donald Trump twitteó que algunas mujeres del congreso deberían regresar a su país, ya que no pueden resolver los problemas de Estados Unidos cuando “los lugares de los que vinieron están completamente rotos e infestados crimen”. Las respuestas no se hicieron esperar, en primer lugar porque tres de las mujeres referidas nacieron en Estados Unidos, pero también porque Trump expresa sin empacho sus posturas racistas y xenofóbicas: que las personas de color son extranjeras y que las personas de orígenes diversos no tienen nacionalidad legítima.

Los Representantes sometieron a voto si estas declaraciones califican como racistas, ganando por una mayoría de 240-187, casi en división completa de las líneas partidistas (sólo cuatro representantes republicanos calificaron los tweets como racistas). A pesar de que este episodio no tuvo consecuencias legales, exhibió una escisión política vergonzosa que tenía casi 100 años sin ocurrir en el congreso. Trump, con su porte indiferente, declaró que las cuatro congresistas son “racistas” y “no muy inteligentes”.

The Squad es un grupo de mujeres que trabaja con una organización endeble y reducida. Ilhan Omar, Rashida Tlaib, Ocasio-Cortez y Ayanna Presley tienen enfoques diferentes. Omar y AOC están muy enfocadas en cuestiones migratorias y en abolir políticas racistas, Presley persigue legislatura pro aborto y con perspectiva de género, mientras que Tlaib ha enfocado su esfuerzo en el conflicto Israel-Palestina. En conjunto, las cuatro no tienen un objetivo claro ni podrían ser, como descalifica Pelosi, “sólo son cuatro votos”. Pero, como apunta la periodista Arwa Mahdawi en su columna de The Guardian: “[ellas] representan un rostro nuevo de Estados Unidos. Representan un obstáculo a la estructura tradicional de poder […] Esto no sólo espanta a los intolerantes, sino a los intolerantes que nunca se llamarían racistas […] y tienen un problema con que mujeres jóvenes de color digan lo que piensan.”

Con casi 20 años menos que la edad promedio de cualquier congresista, las mujeres de The Squad tal vez no tengan una política concreta en conjunto, pero son el puntual recordatorio de que los símbolos contra el racismo, y los paradigmas establecidos siguen siendo importantes.


 

También te puede interesar:

Todos los reflectores sobre Alexandria Ocasio-Cortez

No hay rastro de colusión Trump-Rusia

Los candidatos a enfrentarse a Donald Trump en 2020

Síguenos en Twitter

Ver Más