Confabulario: El universo teatral de Juan José Arreola - Gatopardo

Juan José Arreola: un libro vivo

La iniciativa Libros Vivos festeja el centenario del nacimiento del escritor Juan José Arreola con la presentación del monólogo Confabulario.

Como el gran aficionado a las artes que era, Juan José Arreola siempre manifestó su entusiasmo por los escenarios teatrales. Antes de convertirse en uno de los autores más importantes de la literatura mexicana, Arreola estudió en la Escuela Teatral de Bellas Artes y se puso bajo las órdenes de Rodolfo Usigli y Xavier Villaurrutia, dos exponentes fundamentales del teatro en nuestro país. Sin embargo, su labor como escritor y directivo cultural lo apartó de los escenarios hasta su muerte, en 2001. En el marco del centenario de su nacimiento, la iniciativa Libros Vivos regresará a Arreola al universo teatral con el monólogo Confabulario: Un hombre de traje y capa y el cabello alborotado, que se presentará en la Ciudad de México el próximo 3 de octubre.

En la puesta en escena, escrita por Alejandro Ricaño y dirigida por José Manuel López Velarde, el espectador se encuentra frente a un hombre que, con una capa y el característico peinado alborotado que acompañó a Arreola en sus múltiples apariciones públicas, comienza a contar los primeros años de vida del escritor. Conforme avanza en datos y fechas, el personaje principal, interpretado por el actor Mauricio Isaac, devela su verdadera naturaleza. En realidad no es el autor quien está contando su vida, sino Confabulario, su obra más reconocida.

“El resultado, me parece, es fruto de unas pláticas muy intensas y profundas alrededor de la posibilidad de ser un libro, de encarnar un libro”, comenta López Velarde en entrevista con Gatopardo. “Yo no quería que fuera simplemente una relación de padre e hijo, donde el libro es el hijo del autor, sino una donde podría ser su alter ego, su clon, su némesis, su espejo”.

Para lograr esta premisa, que fácilmente se podría identificar en los universos de Arreola, Ricaño y el propio López Velarde buscaron construir un universo imaginario dentro de la obra del escritor jalisciense y su vida, para evitar que el libreto se convirtiera en una biografía o una lectura dramatizada del texto original. “Tenía que predominar esto que Arreola hacía todo el tiempo, de jugar con las palabras, la situación, el espíritu y la literatura”, menciona Isaac durante uno de los ensayos del monólogo.

confabulario, int1

Mauricio Isaac, en el papel de Confabulario, durante uno de los ensayos – Fotografía: VIOGG

Además, López Velarde, asesorado en todo momento por su amigo José María Arreola, nieto del escritor y fundador de Libros Vivos, confiesa que una de las grandes propuestas de este montaje es acercar al público a la figura de Arreola y especialmente a su obra, que el director encuentra atemporal. “Tenía que sostenerse por sí misma como obra de teatro, y entenderse aunque no hubieras leído Confabulario o no supieras quién es Arreola. Tenía que encender tu curiosidad sobre él, sobre Confabulario y sobre otros de sus libros”, señala.

Por su parte, Isaac apunta que la finalidad del monólogo es contar las historias descritas por el también autor de Bestiario y compartir su universo con los demás: “Encontrarse con la maravilla de las palabras en un texto de Ricaño, enmarcado en el universo de Arreola, de la mano de José Manuel, es muy afortunado en todos los sentidos”.

Después de presentarse en el Teatro Degollado de Jalisco, Confabulario: Un hombre de traje y capa y el cabello alborotado llegará a la Ciudad de México para recordar en los escenarios a alguien que dedicó gran parte de su vida al teatro y que, en algún momento de su vida, prescindió del papel y la pluma para convertirse en el medio directo de sus palabras y sus creaciones. Convertirse, como lo indica el nombre de la iniciativa donde surge ese proyecto, en un libro vivo.

Confabulario: Un hombre de traje y capa y el cabello alborotado
3 de octubre
Casa Libros Vivos
www.librosvivos.com.mx

* * *

Más en Gatopardo:

Juan José Arreola: El seductor de palabras

Bernardo Esquinca: La obsesión por los libros viejos

Archivo Gabriel García Márquez: Un asombroso legado vivo

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.