El tenor mexicano que está conquistando al mundo
Javier Camarena logró una hazaña más en su última función en el MET de Nueva York.
febrero 14, 2019

Javier Camarena lo hizo una vez más. El pasado 7 de febrero, el tenor mexicano originario de Veracruz interpretaba “Ah! Mes amis… Pour mon âme” de La hija del regimiento del compositor italiano Gaetano Donizetti, cuando fue recibido por una ola de aplausos y ovaciones que durante un minuto y 13 segundos le pedía repetir el aria, algo que en la ópera, se conoce como “bis” y es un suceso extraño y excepcional. Un privilegio para todos los presentes.

Él permaneció inmóvil mientras sonreía desde el escenario de la meca de la ópera: The Metropolitan Opera de Nueva York, poco después procedió a complacer a la audiencia con una pieza que se ha convertido en su sello y que lo ha llevado a ser considerado uno de los mejores en el panorama actual. Javier Camarena es un tenor de talla tal, que esto le ha sucedido ya cuatro veces en el mismo escenario, uno de los más importantes del mundo. 

“No hay muchos tenores con esa capacidad vocal y lo más valioso que tiene Camarena, es que lo hace con mucha naturalidad”, señaló en entrevista para Gatopardo Guillermo Sánchez Basoco, barítono de la Facultad de Música de la UNAM e Ingeniero en Producción Musical.

En ópera, las piezas musicales se presentan en forma de recitativo, en donde existen diálogos entre los personajes, que a su vez conectan las arias (los momentos de lucimiento vocal de los solistas). Camarena ha sabido hacerlo muy bien y desde su debut en 2004, en el Palacio de Bellas Artes, su capacidad vocal lo ha llevado a ser reconocido por unanimidad entre el público y la crítica confirma Sánchez Basoco.  “Es de sumo interés que las voces de ópera estén saliendo del otro lado del charco cuando se trata de un género musical de Occidente que a lo largo de la historia ha sido muy conservador”.

La interpretación de “Ah! Mes amis… Pour mon âme” es una de las más complicadas, pues consiste en una aria que exige nueve Do’s de pecho, un desafío total para cualquier tenor pues son notas muy agudas que deben resonar como si se cantaran usando el mismo espacio. Sánchez Basoco explicó que generalmente los tenores suelen tener muchas complicaciones en ese registro, por lo que para compensar y “que no galleen o suene calado el sonido, tienen que encontrar formas de girar la voz para que no sucedan esas catástrofes”, situación que Camarena ha demostrado controlar con una maestría excepcional.

Al mexicano, la crítica lo ha llegado a comparar con el italiano Luciano Pavarotti y sin duda, “se codea con los mejores”, aseguró Sánchez Basoco. Sin embargo, en una entrevista al periódico Milenio en agosto de 2018 el tenor aseguró que “no le interesa ser el mejor”, pues en realidad lo que le interesa es seguir enamorado de su trabajo y hacerlo lo mejor posible con el conocimiento y las herramientas que tiene a la mano. “En las artes no se puede hablar de quién es mejor, porque es un plano meramente subjetivo. Puedes analizar cuestiones técnicas y de estilo pero al final cada artista tiene algo que proponer”, señaló.

tenor mexicano Javier Camarena

El tenor mexicano Javier Camarena / Fotografía vía javiercamarena.com

Según Sánchez Basoco las interpretaciones de Javier Camarena nunca dejan de ser impresionantes, incluso recordó que son los propios espectadores los que le dan completo reconocimiento al tenor mexicano. Destaca que aún cuando Pavarotti es considerado uno de los más grandes tenores de las últimas décadas, había algo divertido con su interpretación, pues justo cuando se acercaba la parte difícil se generaba una tensión en el público al no saber si lograría alcanzar la nota, algo que con Camarena no ha ocurrido, al contrario, el público se pregunta “¿a ver cuántas veces lo hará?”.

Tan solo en The Metropolitan Opera de Nueva York, Camarena ya había logrado un par de bises. El primero ocurrió durante su interpretación en La Cenicienta, del compositor Gioachino Rossini en 2014 y dos más durante funciones consecutivas de Don Pasquale, de Gaetano Donizetti en 2016. Hasta ese año ya acumulaba ocho bises en diferentes escenarios del mundo, entre ellos en el Teatro Real de Madrid y en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. 

“El hecho de que te den un bis es señal de que lograste recrear extraordinariamente algo canónico e histórico”, destacó el barítono. Sin embargo, Camarena ha logrado mucho más que eso y dijo estar seguro que el tenor sabe muy bien lo que hace, pues una cosa es estar en el escenario de The Metropolitan Opera de Nueva York, “en donde generalmente la crítica es muy dura y es difícil encontrar unanimidad”, estatus que el tenor mexicano sí ha conseguido.

Por otro lado, señaló que el fuerte de Camarena podría deberse a su exquisito repertorio belcantista, óperas de la época del canto, como lo son las obras de Donizetti, Bellini, Rossini y Mozart. “Camarena trabaja mucho por dominar a un gran nivel ese estilo, que a la crítica le importa mucho”.

Pero ¿por qué si ese repertorio tiene muchos años de repetirse?, ¿por qué si ya se ha escuchado por tanto tiempo? ¿por qué querrían escucharlo de nuevo? Simple, porque Javier Camarena no baja de la excelencia.

Síguenos en twitter


También te puede interesar:

Roy Orbison: El Caruso del Rock

Isaac Hernández, el amo mexicano del ballet internacional

Estar sin estar, un perfil de Isaac Hernández

Ver Más