Editorial 191: Los artistas que no se quedan callados

Los artistas que no se quedan callados

En esta edición llevamos en portada a Tenoch Huerta, actor parte de una generación de artistas mexicanos que no se quedan callados.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tenoch Huerta pertenece a una generación de artistas que no se quedan callados. No es sólo una cuestión de edad: se trata de una nueva actitud frente a su oficio y su país. Huerta, como muchos otros de sus colegas, no se siente cómodo con un silencio cómplice. No quiere ser un actor políticamente correcto que sonríe frente a la cámara para quedar bien. Es un hombre culto que opina sobre los asuntos públicos de México. “Mi lucha, más que contra la gente racista, ha sido contra mí mismo, contra lo que me enseñaron, contra la educación de obrero, es decir, que me educaron para obedecer y no para ser líder. Lo más importante desde que me volví actor es que elegí reeducarme y dejar a un lado el resentimiento social. El resentimiento es un gran motor, porque te impulsa a poner el doble de esfuerzo, pero llega un momento en que ese motor se vuelve un lastre y tienes que buscar el impulso en otros lugares”, le dijo a Úrsula Fuentesberain en una conversación que tuvieron hace unas semanas.

Huerta no ha cambiado su discurso para ganar premios o triunfar. No se ha contentado con los estereotipos de la industria y ha demostrado, con su talento, que puede interpretar un rango muy amplio de personajes. Hoy es uno de los actores mexicanos más prolíficos y talentosos. Ha sido reconocido con el Ariel, el máximo premio que otorga la industria cinematográfica mexicana, y ovacionado en el Festival de Cannes. Junto con Gael García y Daniel Giménez Cacho, protagoniza la flamante serie Aquí en la tierra. Además, regresa a Hollywood con Bel canto, filme donde comparte créditos con la ganadora del Óscar Julianne Moore. Como muestran el texto de Fuentesberain y los retratos de Santiago Ruiseñor, Huerta es un actor que no le teme a cruzar los límites.

Mientras editábamos el reportaje que Diego González envió desde Rusia, Donald Trump anunció el ataque de Estados Unidos y sus aliados contra Siria. El bombardeo contra el régimen de Bashar al-Ásad enrarece todavía más la relación entre Rusia y las potencias occidentales. Como muestra González, esta tensión internacional será protagonista durante el próximo Mundial de fútbol. El evento deportivo más popular del planeta estará atravesado por los intereses políticos. Y para el régimen de Putin el fútbol es lo menos importante: su interés principal es demostrar su poderío económico y militar.

En el otro extremo del mundo, en un rincón de un barrio de clase media en Rosario, Argentina, un hombre hizo un descubrimiento interestelar. Desde su improvisado observatorio, Víctor Buso registró lo que ningún otro astrónomo, profesional o aficionado, había logrado: el nacimiento de una supernova. El hombre, que durante el día trabaja como cerrajero, fotografió el estallido de una estrella más grande que el Sol. El descubrimiento ocurrió en 2016 y en 2018 la revista Nature publicó un artículo sobre el hallazgo de Buso. El cronista Ezequiel Musaschi y la fotógrafa Jesica Fernández Bruera se sumergieron en la cotidianidad del cerrajero para descubrir que, en medio de sus herramientas técnicas rudimentarias, su gran arma es la pasión por explorar el universo.

Por último, en esta edición de Gatopardo le rendimos homenaje a Sergio Pitol, uno de los grandes escritores mexicanos. El autor veracruzano falleció el mes pasado y deja un enorme legado literario. Y quién mejor para despedirlo que otra de las grandes autoras de nuestra lengua: Elena Poniatowska. Gracias a George Henson —traductor oficial al inglés de la obra de los dos ganadores del Premio Cervantes— recibimos este texto en el que Poniatowska desentraña con lucidez la compleja escritura de Pitol, que asemejaba por momentos a Marcel Proust. “A Sergio Pitol no le interesa revelar algo, mucho menos dar explicaciones. Avienta su libro y ya”, dice la mexicana sobre su colega y amigo. Ambos son un referente —del que jóvenes como Tenoch Huerta han tomado ejemplo— del poder que tiene la creación para transformar una sociedad.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.