La vida en el exilio

La puesta en escena “Te mataré, derrota”, escrita y dirigida por Micaela Gramajo, explora el proceso y conscuencias del exilio argentino.

Por Maureen Cruz Flores

Expulsar. Abandonar. Separar. Expatriar. El exilio tiene muchos sinónimos y muchas razones para realizarse, pero todas llevan a lo mismo: decir adiós. No sólo es despedirse de un espacio geográfico, es ausentarse de la cultura, familiares, de la lengua materna. Cambiar la estampilla en el correo por falta de opciones es dejar atrás un hogar. Es asumir una derrota. Este tema es el eje de la puesta en escena Te mataré, derrota, que se presenta todos los martes en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, hasta el 2 de agosto.

Te mataré, derrota es una obra autobiográfica de Micaela Gramajo, que entreteje un conjunto de relatos sobre dos exilios: el de su abuelo Jaime, de Polonia a Argentina; y el de ella y sus padres, de Argentina a México. La obra cuenta con la dirección de la autora, Bernardo Gamboa y Marco Norzagaray; además de ser protagonizada por la misma Gramajo, su padre –Alberto Gramajo–, y Nicolás García Lieberman.

“…te mataré los pedacitos…” / Micaela y Alberto Gramajo en "Te mataré, derrota".

“…te mataré los pedacitos…” / Micaela y Alberto Gramajo en “Te mataré, derrota”.

La puesta en escena simula el caos que las tres transiciones de países significaron para la vida de la autora. En entrevista con Gatopardo, Micaela Gramajo explica porqué decidió utilizar un tiempo narrativo anacrónico en Te mataré, derrota. “La sensación era de que yo tenía que ser fiel a cómo han operado todas estas cosas a lo largo de mi vida. Intenté buscar el orden, pero lo que pasó fue que lo sentí muy lejos de mi historia. Podría haber sido muy bueno para el espectador tener el relato bien ordenado, pero yo sentí que así sería poco orgánico. Tenía la necesidad de saltar de una cosa otra, si algo tienen estas historias en común es que son muy caóticas. Siempre dependieron de algo que estaba afuera.”

A pesar de la estructura, el espectador puede seguir un cada episodio de la historia y sin perderse en los distintos personajes. La construcción de la obra contó con la curaduría de la autora, además de Félix Arroyo, Bernardo Gamboa, Malena La Rocca, Marco Norzagaray, Isis García y Mario Alberto Gártor, para la realización de una exposición en lo muros del teatro que incluye información sobre el árbol genealógico de Gramajo. Esto ayudará al espectador a contextualizarse y sentir más proximidad con los personajes de Te mataré, derrota.

“Tengo la sensación de que en la macro historia podemos llegar a sentirlos lejos de nosotros, pero cuando nos escuchamos en primera persona, cuando escuchamos lo que una familia o una persona especifica vivía en tal momento, nos ayuda a vivir ese episodio histórico de otra manera, identificarnos de esa manera”, cuenta Gramajo.

“…nunca me faltará un rostro amado para matarte otra vez...” / Micaela Gramajo en "Te mataré, derrota".

“…nunca me faltará un rostro amado para matarte otra vez…” / Micaela Gramajo en “Te mataré, derrota”.

Esta pieza busca prestar voz a los que vivieron dos grandes exilios y servir como un testigo de lo que aconteció durante este proceso. La reconstrucción de los hechos de los personajes fue una tarea que no sólo tuvo el fin de contar una historia, sino que reforzó los lazos familiares de la autora. “Esto me permitió abrir ventanas, que yo creía que estaban cerradas, con otros miembros de mi familia. Yo creo que esas generaciones heredaron el silencio para proteger a sus familiares”.

De igual manera, el rastreo de esta información trajo de vuelta memorias y antiguas costumbres. “Mi madre, durante los primeros años del exilio, mantuvo una correspondencia muy fuerte con sus padres en Argentina y nos hacía partícipes a toda la familia, al escribir cartas, telegramas, grabar casetes, y mis abuelos guardaron todo. Hace algunos años mi abuela le entregó esa caja a mi madre, con miles de cartas y fotografías”.

Te mataré, derrota cuenta la historia de una familia, un caso específico, pero representa la realidad de muchos. “Busco que podamos reflexionar un poco sobre cómo estos grandes fenómenos históricos nos afectan la cotidianidad. Que quizá estamos viviendo un montón de cosas relacionadas con la gran historia y no nos damos cuenta”, concluyó Gramajo.

Te mataré, derrota
Martes, 20:30 horas. Hasta el 2 de agosto.
Foro La Gruta, Centro Cultural Helénico