Alejandra Costamagna, desde el origen

La escritora chilena Alejandra Costamagna escribe sobre “las mierditas del día a día” en su libro “Imposible salir de la tierra”.

Por Samantta Hernández Escobar

“Hace unos días fui a leer mi libro a un colegio y me pidieron que no leyera el cuento del cachipún y lo entiendo pero me da risa que cosas como la violencia no les parezca nada censurable pero en cambio lo sexual, sí” mencionó entre risas Alejandra Costamagna durante una entrevista con Gatopardo vía Skype a inicios de diciembre de 2016. En México, el cachipún se conoce como “Piedra, papel o tijera”, el famoso juego que depende del movimiento de manos y la intuición del jugador para predecir la forma que su oponente elegirá. Este juego es el móvil de Cachipún”, uno de los 11 cuentos que forma parte de la reciente compilación Imposible salir de la tierra, que la escritora chilena publicó con Editorial Almadía.

En el texto, dos hermanas recurren al cachipún para decidir quién de ellas se acostará con el padrastro y quién con el hermano, con tal de cumplir una oferta de trabajo. Así de sencillos y directos son los cuentos de Alejandra Costamagna, cuya falta de delicadeza le permite mostrar un lenguaje que puede llegar a incomodar a los lectores más conservadores. “Me parece que lo que yo hago es poner en el extremo las situaciones, mostrarlas en su lado más ridículo y sacarlas de cierta normalización”, explicó la escritora. En Imposible salir de la tierra, la chilena narra historias que en su mayoría son protagonizadas por mujeres, y rompe los estereotipos que limitan el comportamiento que, en ocasiones, caracteriza al rol femenino dentro de la literatura.

Alejandra Costamagna 2

Fotografía: Alberto Sierra / Cortesía de la autora

Con 46 años, Alejandra Costamagna se ha posicionado en las letras latinoamericanas como una de las autoras más representativas. Además de sus cuentos y novelas, la autora posee una carrera periodística que ha sido fundamental para la estructura de sus publicaciones. “Considero que el periodismo y la literatura comparten más de una cosa, en especial el hecho de que ayudan a contar una realidad que a veces es tan inestable”, detalló la escritora.

Se dice que toda publicación puede llegar a ser autobiográfica e Imposible salir de la tierra no es la excepción, al menos en ciertos textos, como en el homónimo “Imposible salir de la tierra”. Ahí, la escritora rescata ciertas conductas de la relación con su hermana y las plasma en un historia de desasosiego en donde la protagonista busca escapar de su realidad.

Japón, los hospitales, la muerte, las relación entre hermanas y la llegada del hombre a la Luna, son tan sólo algunas de las imágenes recurrentes que la escritora chilena presenta en sus cuentos. Una serie de historias crudas por el simple hecho de presentar la figura humana en su estado más real y en ocasiones deplorable.  “Me gusta escribir cuentos porque lo que más disfruto es pulir la historia, llegar a la pulpa”, agrega Alejandra Costamagna, quien destacó el hecho de que los cuentos fueron escritos en distintos periodos entre 2005 y 2015, pues cada uno requiere de su tiempo y espacio para existir. Incluso algunas historias, como “La epidemia de Traiguén”, la cual se inspiró en la noticia de la muerte de un bebé por asfixia dentro de un auto, tiene el propósito de jugar con la visión estereotipada que en ocasiones se tiene de ciertos elementos. En este caso el comportamiento de la mujer y el estado “zen” de los orientales.

Alejandra Costamagna 1

Fotografía: Carla McKay / Cortesía de la autora

“Creo que nadie escribe sin un contexto y aunque uno quiera o no, ese contexto está en la forma en la que hablas, en las amistades que tienes y en los libros que uno escoge leer”, dijo la escritora. Leer a Costamagna es sin duda una excelente oportunidad de conocer la literatura latinoamericana de ahora y de aventurarse por las nuevas plumas que nos ofrece este lado del continente. Si algo une a los pueblos de América del Sur es su pasado tan violento, que en parte se encarna en Imposible salir de la tierra a través de historias con diversos tipos de violencia. “Hay una frase con la que una editora chilena describe mis cuentos y dice que yo escribo de las ‘mierditas del día a día’,” concluye.

Historias relacionadas

Libros

El libro que escribió Tom Hanks

Por Sofía Viramontes

Libros

Apología de la ciudad

Por Alejandro Maciel

Libros

Mariguana a la mexicana

Por Nacho Lozano