"¿Qué te estás tragando?" no es una política de salud – Gatopardo

Avergonzar a los gordos no es una política de salud 

La campaña más reciente del gobierno federal sobre la alimentación de los mexicanos no solo reproduce prejuicios contra las personas con sobrepeso y obesidad, tampoco se sustenta en investigaciones actuales ni ofrece soluciones oportunas para cambiar nuestra dieta.

Tiempo de lectura: 5 minutos

“¿QUÉ TE ESTÁS TRAGANDO?” se lee —así, en mayúsculas— en la portada del cómic que la Secretaría de Salud mandó a hacer para persuadirnos a los mexicanos de bajar de peso. El gobierno federal dijo que repartirá 30 millones de ejemplares de la historieta “como parte de la campaña para fomentar una mejor alimentación y una buena nutrición en México”, según un tuit. Pero en el contenido no hay pautas que nos indiquen cómo debemos alimentarnos mejor. Son ocho páginas de letanía contra las maldades de la “comida chatarra”, y la única guía para orientarnos acerca de lo que sí deberíamos comer viene en un pequeño globo de diálogo en la página 4: “Cuando comemos cosas naturales, como verdura, fruta, pescado, y hacemos ejercicio, el cuerpo se mantiene sano”.

De entrada, quién sabe qué entiende cada persona por “cosas naturales”, ni dónde se supone que debemos ejercitarnos, cuando en ciudades como la de México hay muy pocos espacios y programas públicos para hacer deportes y la alternativa de los gimnasios privados (para quien los puede pagar) atenta contra el sentido común porque son de los lugares con mayor riesgo de contagio de COVID-19.

La sensación que deja el cómic es de desazón; parece que no hay nada que podamos comer que no nos vaya a matar. Es lo mismo que muchos sentimos ahora cuando vamos al súper y vemos los anaqueles llenos de empaques que con múltiples octágonos nos advierten del “exceso de” o el contenido “alto en” calorías, grasas, azúcares, sodio y demás “venenos” que trae la mayoría de la comida empaquetada.

¿Qué se supone que debemos de hacer con esta información? Además de generarnos ansiedad y culpa por consumir la comida rápida y barata que hay a nuestro alrededor, ¿qué alternativas tenemos para comer saludablemente?, ¿cómo se supone que debemos hacer espacio en nuestras agendas para preparar esa “comida saludable” todos los días? (Porque normalmente hay que cocinar tanto el pescado como las verduras). ¿O dónde podemos encontrar comida preparada cerca de nuestros trabajos que esté dentro de nuestro presupuesto? (Eso si tenemos la fortuna de trabajar en una zona próspera y no en un food desert). Pero, sobre todo, ¿qué dieta es en verdad saludable? Si no tenemos una respuesta clara a esas preguntas, parece que la alternativa que nos están dejando las autoridades es alimentarnos de fruta.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.