Girls se despide de la pantalla

Conversamos con Allison Williams, de “Girls”, sobre la última temporada de esta popular serie de televisión.

Por Regina Sienra

Girls, la serie de HBO, llega a su fin después de seis temporadas. En ella, la directora, escritora y actriz Lena Dunham muestra la vida de cuatro mujeres en sus veintes, en Nueva York, mientras cometen errores en sus vidas personales y buscan su lugar en el mundo. El programa, que inició transmisiones en 2012, es ahora una referencia importante al hablar de la representación femenina en la televisión.

Allison Williams, una de las protagonistas, compara el final de Girls con una ruptura. Éste fue su primer empleo, por lo que ha compartido toda su vida adulta con Marnie, el personaje que interpreta. “Será muy extraño ya no saber qué pasará con ella”, dijo la actriz, quien visitó la Ciudad de México para hablar sobre el fin de la serie y su importancia, no sólo para la televisión, si no para el discurso femenino en el mundo del entretenimiento.

“Algo que Girls hizo realmente bien fue esforzarse en mostrar sólo a cuatro mujeres. Cuatro mujeres muy específicas que fácilmente podrían estar a nuestro alrededor”, señaló Williams, añadiendo que, al hacer eso, la serie se sintió mucho más real. “Como resultado, tienes a cuatro mujeres muy realistas que cometen errores, tienen triunfos, se decepcionan de ellas mismas. Podemos aprender de ellas incluso cuando fallan. Podemos aprender lo que es ser una joven mujer adulta en el mundo”.

Allison Williams durante su visita a México.

Allison Williams durante su visita a México.

Allison Williams también se dice orgullosa de haber formado parte de un programa que impulsó la conversación sobre sexualidad femenina. “Creo que será uno de los mayores legados de Girls”. Para la actriz, el hecho de que las mujeres de la serie tengan vidas sexuales activas, o que algunas veces el sexo sea incómodo, es importante para este tema. “[Hasta Girls] las audiencias han visto un sólo tipo de sexualidad en las películas y la televisión, con maquillaje perfecto, ropa interior sexy y buena iluminación”, señala. “Nada de eso se sentía real, y si no tenías a alguien para decirte que eso no era real, podrías haber crecido creyendo que la del problema eres tú”.

Girls forma parte de un momento que múltiples críticos y fanáticos consideran una época dorada de los contenidos para televisión. Para Allison Williams, esta área de los audiovisuales brilla por los riesgos que los productores toman, en comparación con el cine. “Me siento muy afortunada de que tanto talento se sienta atraído hacia la televisión. Hay mucha libertad. Si eres un escritor reconocido y vas a Netflix, te dirán ‘aquí está tu presupuesto, haz lo que quieras’. Los estudios de cine no hacen eso”.

Además, Williams dice que una de las razones por las que la televisión es un gran vehículo narrativo es el tiempo que se tiene para construir personajes y contar una historia. “Tienes horas para conocer a la gente, y como actor tienes horas para representar a alguien. Marnie y yo tuvimos seis años. Puedes contar algo mucho más interesante, complejo, y largo en la televisión. Por ejemplo, no puedes contar la historia de Westworld en dos horas. Si Stranger Things se hubiera acabado en dos horas, hubiera arrojado mi televisión por la ventana”.

Allison Williams apunta que Girls muestra el significado de estar en los veintes en esta época. “La experiencia ha cambiado con el tiempo. Es una década de exploración personal”. A pesar de sus errores y que ahora se dediquen a conseguir dinero para sobrevivir, la actriz dice que es fácil imaginarse a las cuatro protagonistas haciendo algo muy importante en cinco años. “Ahora deben resolver quiénes son, sus valores, quiénes quieren ser, y la vida que quieren tener. De eso se tratan los veintes ahora”, concluye.

Historias relacionadas

stanley-kubrick-guion, portada

Medios

El guion perdido de Stanley Kubrick

Por Andrés Olascoaga
nominados emmy 2018, portada

Medios

Estos son los nominados al Emmy 2018

Por Redacción Gatopardo
HBO México Los Espookys, portada

Medios

Sólo pasan cosas buenas en la CDMX

Por Andrés Olascoaga