El cambio climático y la crisis del agua - Gatopardo

El cambio climático y la crisis del agua

A inicios del milenio, Vandana Shiva, una de las pensadoras indias más provocadoras en temas relacionados con el medio ambiente, escribió sobre la histórica erosión del acceso al agua en el mundo, haciendo énfasis en la destrucción del planeta y el término “refugiados ambientales” para hablar de comunidades desplazadas como consecuencia de las inundaciones, las sequías y los cultivos muertos. Veinte años después, su aproximación es más vigente que nunca: la economía basada en combustibles fósiles determinará el futuro del agua y, por ende, el futuro de la toda vida.

Tiempo de lectura: 15 minutos

El exceso o la escasez de agua destruyen la creación.

—Expresión oriya

En octubre de 1999, un ciclón asesino afectó la zona oriental del estado de Orissa 1 en el este de la India. Este meteoro, uno de los desastres humanos más devastadores que se hayan vivido, dañó 1.83 millones de casas y 729 000 hectáreas de arrozales en doce distritos costeros. Ochenta por ciento de los cocoteros fueron sacados de raíz o se rompieron por la mitad y todas las plantaciones de banano y papaya desaparecieron. Más de trescientas mil cabezas de ganado perecieron; más de mil quinientos pescadores, hombres y mujeres, perdieron toda su fuente de sustento y más de quince mil estanques se contaminaron o salinizaron. Si bien no hay una cifra oficial de muertos, observadores independientes y trabajadores locales estiman que ésta asciende a unas veinte mil personas.

En el verano de 2001 Orissa fue golpeada por una de las peores sequías de la historia y, durante el monzón, fue afectada por la peor inundación. Más de siete millones de personas resultaron afectadas: seiscientas mil aldeas quedaron aisladas, 42 personas perdieron la vida y se destruyeron 550 000 hectáreas de cultivos en pie. Debido a las fuertes lluvias en la cuenca fluvial de Mahanadi, no quedó más remedio que abrir la presa Hirakud para liberar trece millones de metros cúbicos de agua por segundo.

El agua es vida, pero mucha o muy poca puede convertirse en una amenaza para aquélla. Los relatos sobre Noé y Vishnu Purana hablan de inundaciones míticas que acabaron con la vida en el planeta. Siempre han ocurrido sequías e inundaciones, pero ahora se han vuelto más intensas y frecuentes. Estos extremos en el clima tienen que ver con el cambio climático, un término relacionado con la contaminación de la atmósfera mediante la utilización de combustibles fósiles.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.