Lo mejor de Wildlife Photographer of the Year 2018
Una selección de fotografías en donde se retrata los efectos de las acciones humanas en la vida animal.
septiembre 11, 2018

El concurso Wildlife Photographer of the Year (Fotógrafo de la naturaleza del año) fue fundado en 1964, y desde entonces el Museo de Historia Natural de Londres, produce y organiza esta contienda, la cual se considera, en su categoría, como una de las más prestigiosos del mundo.

Este año, el jurado recibió cerca de 50 mil solicitudes de admisión de fotógrafos profesionales y amateurs de más de 93 países. Cada año las 100 mejores son seleccionadas para ser parte de una exposición que recorre varias partes del mundo con en la que se ilustra la abundancia, majestuosidad y vulnerabilidad del planeta, poniendo a la biodiversidad y sustentabilidad como tema central. El concurso cuenta con las siguientes categorías: Diversidad, Documental, Retratos, Portafolio, Medio ambiente y Nuevos Fotógrafos. Por el momento el Museo Nacional de Historia sólo ha dado a conocer la exposición que habrá en el mismo recinto, que comenzará el 19 de octubre, y la convocatoria del nuevo concurso comienza el 22 de octubre y termina el 13 de diciembre. Aquí hay algunas de las 100 fotografías seleccionadas del #WPY54: Fotografía ganadora en la selección “Urban Wildlife”. Adrian Bliss retrató a este zorro rojo al interior de una escuela en Pripyat, Ukrania. Este edificio abandonado en 1989, tras la catastrófica explosión nuclear en Chernobyl, se encuentra en ruinas y está situado al interior de un perímetro restringido. Chernobyl es considerado el accidente nuclear más destructivo de la historia, propagando radiación a lo largo y ancho de Europa. Debido a la ausencia de vida humana, el bosque y sus animales ha reclamando el territorio y diariamente especies como este zorro han empezado a retomar la zona. Fotografía ganadora en la selección “11-14 years old”.  Wildlife photographer of the year, int9 En las montañas de Pahang de Malasia, Adam Hakim Hogg descubrió a este reptil propio de la región. La fotografía retrata los momentos póstumos a un encuentro entre la lagartija y un ciempiés venenoso. Esta especie es una de las favoritas de Adam, sin embargo, se encuentra bajo amenaza constante ya que es altamente codiciada por comerciantes de mascotas. Fotografía ganadora en la selección “Single Image Award”.  Wildlife photographer of the year, oso de circo Esta fotografía de Emily Garthwaite retrata a un oso malayo enjaulado en condiciones precarias al interior de un zoológico en Sumatra, Indonesia. Esta especie de oso es la más pequeña del mundo y está en peligro de extinción. Habitan en los bosques del sureste de Asia, pasan la mayor parte del tiempo en los arboles y utilizan sus largas garras para recolectar insectos al interior de los troncos podridos. Actualmente son amenazados por la caza y la creciente tala de arboles. Sus órganos son muy codiciados en China ya que se les atribuye cualidades medicinales. Fotografía ganadora en la selección “Wildlife Photojournalist Award”.  Wildlife photographer of the year, pez basura Esta fotografía de Greg Lecoeur (Francia) retrata a un Histrio histrio, mejor conocido como el pez de los sargazos. Este pez recurre al sargazo y a otro tipo de algas marinas para camuflajearse e ir en búsqueda de alimento. Sin embargo, este pez fue encontrado por Lecoeur, ganador del premio “Wild Life Photographer of the year”, nadando al interior de un conglomerado de basura. Estas islas de desechos se encuentran cada vez con más frecuencia cerca de los arrecifes de Raja Ampat en Indonesia. Fotografía ganadora en la selección “Behaviour”.  Wildlife photographer of the year, yenas Ahead in the game, una fotografía de Nicholas Dyer, retrata a un par de jóvenes hienas en la sabana africana. Ambas, inmersas en un juego, pelean, como si fuera una pelota, la cabeza de un babuino. La hiena africana es conocida por cazar antílopes, impalas y kudus. Sin embargo, en los últimos cinco años, en el parque nacional de Mana Pools, al norte de Zimbabwe, tres distintas manadas han empezado a incluir a los babuinos dentro de su dieta; decisión poco usual debido a que el babuino es una especie muy agresiva. Más en Gatopardo World Press Photo 2018: La anatomía de una imagen

Ver Más