BMW: un cambio de paradigma - Gatopardo

BMW: un cambio de paradigma

Desde uno de los corredores eléctricos más grandes de América Latina hasta el nuevo BMW iX, la automotriz alemana realiza enormes esfuerzos por establecer una movilidad sustentable en México.

La búsqueda de una forma de movilidad que reduzca las emisiones de carbono se ha convertido en una medida imperativa para la lucha contra el calentamiento global. La industria automotriz se ha sumado a este esfuerzo con la creación de autos eléctricos, que en sus inicios se pensaban como una opción amigable con el medio ambiente; no obstante, no contaban con la potencia ni el kilometraje para reemplazar a los autos convencionales. BMW está dispuesta a cambiar esta percepción y se ha enfocado en diseñar vehículos eléctricos lujosos, potentes e innovadores, con recientes lanzamientos de su submarca BMW i y, especialmente, el nuevo BMW iX, el primer sav 100% eléctrico, que este año se ha convertido en su modelo insignia en electromovilidad.

Esta automotriz no sólo ha dedicado esfuerzos a la producción de autos sustentables, sino que se ha preocupado por establecer en México la infraestructura necesaria para la expansión de la electromovilidad, por lo que ha implementado uno de los corredores eléctricos abiertos más grandes de América Latina: una red de estaciones de carga que va

desde Puebla hasta San Luis Potosí, pasando por la Ciudad de México, para todos los usuarios de autos híbridos y eléctricos. Globalmente, como parte de los compromisos de la lucha contra el cambio climático, la marca planea reducir 50% de sus emisiones globales de CO2 para 2030. El BMW iX, por ejemplo, se ensamblará en la planta de Dingolfing, en Alemania, utilizando energía verde con materiales reciclados, extraídos ecológicamente, por lo que no sólo el producto, sino también el proceso de fabricación será respetuoso con el planeta.

“Hoy ya hay infraestructura de carga pública suficiente para que los vehículos eléctricos puedan trasladarse entre una ciudad y otra, por lo que en esta segunda etapa es donde tiene sentido tener una mayor autonomía y potencia. No sólo está cambiando la percepción sobre los eléctricos en general, sino que modelos como el BMW iX o el BMW i4 destacan como punta de lanza al incorporar las cualidades dinámicas, deportividad, tecnología y diseño típicos de BMW”, comenta un representante de la marca.

Con sus líneas deportivas e imponente parrilla, el BMW iX no pasa desapercibido: es elegante, potente y, sobre todo, un hito en la tecnología eléctrica. La posición de la batería de alto voltaje al centro del auto, aunada a la combinación inteligente de materiales como el aluminio reciclado y la fibra de carbono en la carrocería, aumentan la rigidez y minimizan el peso del auto, lo que se traduce en un manejo equilibrado. Es un auto que se siente sólido y cómodo en la carretera, pero que también irradia agilidad. Además, la tecnología eDrive —que se encarga de hacer más eficiente el uso de los motores para un mejor rendimiento y potencia — y la innovación en el sistema operativo iDrive —que controla todas las funciones computarizadas del vehículo—, lo convierten en una máquina excepcional en cuanto a manejo e ingeniería.

BMW lanzará dos variantes del modelo iX: el xDrive50 y el xDrive40. Ambos tendrán un motor eléctrico en el eje delantero y otro en el trasero; producirán una potencia sin igual en la oferta de autos eléctricos y dejarán atrás el prejuicio de que éstos tienen poca autonomía y potencia. El rango de su batería es de 630 y 465 kilómetros, respectivamente, lo que es perfecto para traslados más largos, algo que no se había imaginado antes para un vehículo electrificado.

La sustentabilidad es un estandarte para las nuevas generaciones y, por lo tanto, el mercado de los autos eléctricos se enfoca en gente joven. Pero BMW quiere llegar a todo tipo de clientes. Por eso, el BMW iX tiene una capacidad de personalización nunca antes vista. El conductor tendrá una experiencia totalmente hecha a la medida, con los múltiples modos de manejo y la asistencia de conducción más amplia de todos los vehículos BMW. La nueva generación de la pantalla iDrive y el sistema operativo del vehículo amplían la interacción entre el conductor y el vehículo y crean un verdadero vínculo con el auto por medio del uso de inteligencia artificial.

El BMW iX será, sin dudas, un parteaguas en la expansión de la movilidad alternativa en el país, pues además de ser punta de lanza en tecnología e innovación, sus características rompen completamente con los estereotipos acerca de los autos eléctricos. Los esfuerzos de la marca por incorporar la sustentabilidad en su adn han rendido frutos para generar un cambio de paradigma en la industria automotriz.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.