Björk hacia la libertad

La artista islandesa Björk se presentará en la Ciudad de México por primera vez. Y lo hace explorando una faceta distinta con su más reciente álbum, Vulnicura.

Por Marcela Vargas

Luego de cuatro décadas de carrera en la industria musical, Björk se propone mostrar una nueva faceta que rompe con sus propias convenciones. Y lo hace con Vulnicura, su más reciente álbum que coprodujo con el DJ venezolano Alejandro Ghersi, también conocido como Arca. En la promoción de este disco, Björk llegará por primera vez a la Ciudad de México, el próximo 29 de marzo al Auditorio Nacional. Aunque este anuncio causó gran expectativa desde un inicio, no es la primera vez que ella visita el país. Ya en diciembre de 2007 se presentó en el festival Sonofilia en Guadalajara, Jalisco, y en marzo de 2012, fue la encargada de cerrar la 13ª edición de Cumbre Tajín, en Papantla, Veracruz.

Desde el inicio de su carrera, Björk ha trabajado con distintos géneros, desde las bandas de punk y jazz de su adolescencia —recordemos que debutó a los 11 años—, hasta su exploración de ritmos electrónicos, beats y sintetizadores de la última década. Este nuevo álbum pareciera desviarla hacia los terrenos de la balada de desamor y las canciones de corazones rotos. Pero Björk las transforma en un sorprendente experimento lírico con arreglos de cuerdas que complementan sus peculiares armonías vocales.

Vulnicura —su noveno material discográfico— es un sucesor interesante de Biophilia (2011). Donde Biophilia era una reflexión a gran escala de la relación entre la naturaleza, la música y la tecnología que respondía a la preocupación e interés de la artista por la conservación del medio ambiente, Vulnicura es un disco tremendamente introspectivo acerca de un tema sumamente personal: el rompimiento de su relación con el artista contemporáneo Matthew Barney, su pareja sentimental por más de una década. Si bien su disco Biophilia exploraba el universo, Vulnicura se adentra en los sentimientos de angustia y agonía, así como en el camino que recorrió para reencontrarse a sí misma. Si el álbum anterior tenía una fuerte influencia electrónica y de percusiones, ahora el corazón roto de Vulnicura, en cambio, es la acertada combinación entre la voz pura de la cantante islandesa y sus arreglos de cuerdas que dotan a cada tema de sonidos que van entre la nostalgía, la intimidad y la tragedia.

De acuerdo con las entrevistas que ha dado Björk en torno a este nuevo álbum, el proceso de composición ha sido el más difícil de su vida. Las rupturas y la desintegración de su familia la llevaron a componer canciones como “Stonemilker”, “Family” y “Quicksand”, cuya producción se convirtió en su catarsis más intensa y liberadora. La palabra vulnicura, que significa “curación para la herida”, es una alusión al proceso de sanación de Björk a través de su trabajo creativo. Aunque este disco difiere de Biophilia tanto en temática como en estilo, comparte el interés de Björk por la innovación tecnológica dentro de la música.

Björk

Fotografía: Getty Images.

Para este album, trabajó con colaboradores como Andrew Thomas Huang y el dúo holandés Inez & Vinoodh para desarrollar cortometrajes que utilizan tecnología de realidad virtual o fueran grabados en 360º grados. Algunos de los videos formaron parte de su exhibición retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 2015. Del 21 de marzo al 7 de mayo, el FotoMuseo Cuatro Caminos recibirá “Björk Digital”, la más reciente experiencia inmersiva de realidad virtual de la artista.

Siempre revolucionaria e innovadora, ella encuentra en su arte la mejor manera de construirse a sí misma. Ya sea a través del cine (ganó el premio a Mejor Actriz en Cannes por Dancer in the Dark, de Lars von Trier, en 2000), de su interés por el desarrollo tecnológico en su composición musical o la estética de sus producciones audiovisuales, Björk es una fuerza creativa que sacude constantemente los cimientos del mundo artístico. Feminista, liberada y poderosa, esta cantautora es, sin duda, una de las artistas más relevantes de su generación.

Historias relacionadas

Música

En la carretera con Nick Cave

Por Marcela Vargas
Música para manejar - portada

Música

Música para manejar

Por Redacción Gatopardo