El ron más genuino: Ron Matusalem Gran Reserva 23 Años

Curamos el bar ideal para beber Ron Matusalem Gran Reserva 23 Años, un ron elegante y sofisticado para disfrutar con los amigos y seres queridos.

Por Teresa Cristo / Fotografía Adrián Duchateau

Cuando convergen el espacio, el tiempo y los elementos perfectos, se genera una atmósfera ideal para disfrutar con los amigos y seres queridos experiencias que durarán por siempre.
Y qué mejor que con un ron ultrapremium que ha conservado su fórmula secreta desde hace más de 100 años.

Considerado como uno de los más finos rones desde 1872, Ron Matusalem Gran Reserva 23 Años fue elaborado por primera vez en Santiago de Cuba y actualmente se produce en República Dominicana. Desde sus inicios, el proceso de elaboración ha sido cuidado desde el cultivo de la caña de azúcar hasta los métodos de producción y añejamiento para obtener gran aroma, sabor, suavidad y cuerpo.

En boca, el Ron Matusalem Gran Reserva 23 Años es un ron elegante y sofisticado, con notas a frutos secos y miel fresca, de magnolia y flor de almendro. Tiene un fondo de azúcar caramelizado y maderas finas acompañado de un toque de chocolate blanco y almendras mientras que en nariz se percibe su autenticidad e historia legendarias.

A. Candelabro Pylon en cobre, Tom Dixon, Studioroca.
B. Cubo y pinza de hielo Vértigo, diseñados por Andrée Putman, Boutique Christofle México.
C. Ron Matusalem Gran Reserva 23 Años 750 ml.
D. Trinchador 77 Studioroca, de encino entintado negro, diseñado por Carlos Acosta y Rodrigo Alegre.
E. Vaso Old Fashion de cristal Scottish, Boutique Christofle México.
F. Posa botellas K+T, diseñado por Adam D. Tihany & Thomas Keller, Boutique Christofle México.

Agradecimientos: Boutique Christofle México.

Locación: Studioroca Polanco.

Historias relacionadas

El mejor bartender de México - portada

Tragos

El mejor bartender de México

Por Redacción Gatopardo
Barra México 2018

Tragos

El futuro de los destilados

Por Fabrizio Pozo
Johnnie Walker Blue Label CDMX, portada

Tragos

La ciudad que sigue caminando

Por Redacción Gatopardo