Portada Nerium Park

Locura aspiracional en Nerium Park

Mariana Garza y Pablo Perroni protagonizan “Nerium Park”, un thriller sobre la soledad y angustia que pueden resultar de las obsesiones aspiracionales.

Por Samantta Hernández Escobar

De intriga y suspenso se compone Nerium Park, la nueva puesta en escena del director Sebastián Sánchez Amunátegui. Aunque pareciera que el principal objetivo en esta obra es incomodar al espectador a partir del reflejo de la sociedad actual, esta trágica historia romántica invita al público a tomar parte del matrimonio de Marta y Gerardo, interpretados por Mariana Garza y Pablo Perroni. Una habitación, 12 meses, sueños por cumplir, la repentina lejanía y una violencia inexplicable se adueñan del ambiente, en esta obra original del catalán Josep Maria Miró. Nerium Park se presentará en el Teatro Milán hasta el 2 de octubre.

Marta y Gerardo son una pareja que tras nueve años de matrimonio e impulsados por los parámetros sociales acerca del éxito, deciden adquirir una nueva casa a las afueras de la ciudad en un lujoso complejo habitacional: Nerium Park. En un inicio, la alegría momentánea no puede verse opacada al ser los únicos habitantes de la zona pues “ya llegarán nuevos vecinos”, sin embargo con el paso del tiempo la soledad comienza a golpear a la pareja. Pasa el tiempo y las instalaciones comienzan a desgastarse al igual que la relación entre Marta y Gerardo. Sin embargo la llegada de un tercer personaje, una presencia que repercute de manera distinta en los personajes, transforma a Nerium Park en un thriller.

“Cuando leí el texto por primera vez quedé muy inquieto, jamás lo olvidé, creo que es una representación de lo que sucede hoy en día, todo este rollo aspiracional de la situación de pareja”, explicó a los medios Sebastián Sánchez. Aunque este texto se ha interpretado con gran éxito en múltiples ocasiones en España, la actuación de Garza y Perroni, bajo la dirección de Sebastián no se queda atrás. Ambos actores crean un juego en el escenario digno de mantener al público a la orilla de la butaca, pues además de contar una historia, su lenguaje corporal es realista y toca temas de manera tan profunda que atrapa y conmueve al público.

Principal de Nerium Park

Mariana Garza y Pablo Perroni, esposos en la vida real, comparten una química entrañable.

“Hay ocasiones en las que salgo y literalmente tengo vértigo, el texto es muy fuerte, me provoca náuseas”, agrega Mariana Garza, quien en su papel como Marta, encarna a una mujer temerosa, deseosa de tener nuevos vecinos y que por casualidades de la vida debe ser quien se encargue de la estabilidad familiar. Ella y Gerardo han soñado siempre con ese momento, tener su propia casa, tener un hijo y ser felices, sin embargo los planes ya no son suficientes para su esposo, quien atrapado en un entorno ermitaño decide brindarle devoción a un ser, su nuevo amigo, del que no se tiene certeza de su existencia. Pero, ¿quién es este sujeto?

Los meses pasan y Gerardo está cada vez más fuera de sí. Con este personaje la calidad actoral de Perroni destaca, ya que durante toda la puesta en escena vemos a un personaje activo, con cambios drásticos de actitud que en ningún momento deja morir a la audiencia. “Lo que más me gusta es encontrar personajes que no tengan nada que ver conmigo, es lo que más disfruto porque es poder representar de la ficción”, comenta el actor. Él y Mariana Garza, su esposa en la vida real, comparten una química entrañable.

Con un desenlace del que el espectador será prácticamente director, el ente que se apoderó de esta relación tocará más de una vida al interior de Nerium Park. Doce meses de soledad, angustia y un panorama desolador culminarán intempestivamente.

Nerium Park
Viernes a las 20:45; sábados a las 18:30 y 21 horas; domingos a las 17:30 y 19:30 horas
Hasta el 2 de octubre de 2016
Teatro Milán
Lucerna 34, colonia Juárez

Historias relacionadas

de la piel y sus destellos foro shakespeare, portada

Escena

Los muertos del Foro Shakespeare

Por Andrés Olascoaga
La obra que sale mal Helénico, portada

Escena

Amor a la catastrofe

Por Isabel Ibáñez de la Calle